La subdelegada del Gobierno en Teruel asegura que los datos de fraude a la Seguridad Social "no son preocupantes"

TERUEL, 25 (EUROPA PRESS)

Los agentes sociales y económicos de Teruel se reunieron hoy con el Observatorio del Fraude de la provincia de Teruel para hacer balance de los últimos meses de trabajo y para "fijar los criterios de actuación del Observatorio", según dijo la subdelegada del Gobierno en Teruel, Mª Victoria Álvarez, quien aseguró que los datos de fraude en Teruel "no son preocupantes".

En rueda de prensa, el jefe de la Inspección de Trabajo, Francisco Martín, apuntó que en estos primeros meses del año se han recaudado 9.800 euros en sanciones en materia de Seguridad Social. Así, apuntó que "no es un dato preocupante porque el nivel de infracciones en Teruel, en esta materia, no es tan importante como en otras capitales de mayor importancia económica".

Según explicó Martín, el objetivo de este observatorio es el de "atajar conductas fraudulentas". En concreto, se persiguen "las faltas de altas de los trabajadores en el sistema de Seguridad Social, los fraudes relativos a los trabajadores que tienen contratos parciales pero trabajan jornada completa, los supuestos de diferencia de cotización", entre otros.

Para luchar contra el fraude, desde el Observatorio han reclamado la ayuda de agentes sociales y económicos de la provincia de Teruel. Así, Martín explicó que les han solicitado que, antes del 30 de junio, redacten un documento en el que "se haga constar los sectores de actividad, las áreas geográficas, los tamaños de empresas o los supuestos específicos de fraude que ellos crean oportunos". A partir del documento, se elaborará un 'mapa del fraude' que permitirá ser más exhaustivo en su control.

La subdelegada del Gobierno en Teruel, Mª Victoria Álvarez, puso de manifiesto que "el fraude afecta a todos: a trabajadores, empresarios y también al Estado".

La situación se hace más compleja en tiempos de crisis "cuando el empleo es escaso y se pueden producir abusos por parte de los empresarios dado que al trabajador no le queda más remedio que aceptar las condiciones impuestas por ellos", concluyó Francisco Martín.