Piden penas de hasta tres años para una madre y sus hijos por la supuesta estafa a una carpintería

GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Granada ha solicitado una pena de tres años de prisión para un hombre procesado por estafar a una empresa de carpintería más de 51.500 euros valiéndose supuestamente de la colaboración de su madre y su hermana, que se enfrentan a dos años y medios de cárcel, coacusadas en la causa por planear su vaciamiento patrimonial para colocarlo fuera del alcance de sus acreedores.

El principal inculpado era el administrador de una empresa dedicada a las actividades de construcción y promoción inmobiliaria, sociedad que mantuvo relación laboral con la empresa de carpintería entre 1999 y 2003, satisfaciendo los pagos mediante efectos cambiarios (sobre todo pagarés y cheques, en su nombre o en el de las mercantiles de las que era apoderado, según consta en el escrito de acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press.

En esos años no hubo ninguna incidencia, si bien después "llevado de la pretensión de enriquecerse ilícitamente" y aprovechando su credibilidad comercial y solvencia aparentes, dejó de atender los pagos a partir del 2003 "deliberada y voluntariamente".

Así, instrumentó desde entonces una "espiral de renovaciones de débitos anteriores con el libramiento de nuevos efectos" de cuya liquidez no dudó el titular de la empresa supuestamente estafada en un total de 51.595 euros.

Según el relato fiscal, ante la inminencia de las reclamaciones ejecutivas cambiarias a afrontar, buscó y obtuvo la colaboración y participación "activa" de su madre y su hermana, ideando los tres un plan para ejecutar materialmente un vaciamiento patrimonial completo del acusado para colocarlo fuera del alcance de sus legítimos acreedores.

Reclamados judicialmente los importes debidos antes los juzgados, el inculpado se recluyó en su domicilio de Maracena "desoyendo" cuantos reiterados intentos de notificación de requerimiento de pago y embargo le llegaron, al tiempo que instruyó a sus familiares para que hicieran lo mismo. Asimismo se deshizo de sus bienes y los transmitió a su madre y hermana, incluso instando una reagrupación registral que hizo inviables las reclamaciones apuntadas.

El fiscal considera que el principal acusado lo es por un delito de estafa, por el que le pide, además de la pena de cárcel, el pago de una multa de 2.700 euros, y que la madre y la hermana son coacusadas del delito de insolvencia punible en su modalidad de alzamiento, por lo que también se enfrentan al pago, cada una de ellas, de una multa de 5.400 euros.

En concepto de responsabilidad civil el Ministerio Público solicita la indemnización a la empresa de carpintería de la cantidad supuestamente estafada por el procesado, que será juzgado en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada el próximo 19 de mayo.