Salas asegura que las operaciones de Contsa las dirigía su hermano y que él "sólo firmaba"

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

El dueño de Contsa Corporación Empresarial --declarada en suspensión de pagos--, José Salas Burzón, aseguró hoy durante su declaración ante el Juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla que las operaciones realizadas por la empresa las realizaba su hermano ya fallecido, Rafael Salas.

En este sentido, José Salas Burzón, en prisión provisional desde el pasado día 3 de octubre de 2008, fue citado hoy viernes a las 12,00 horas para llevar a cabo una "ampliación" de declaración ante la jueza de Instrucción 17, Pilar Llorente, todo ello tras el requerimiento realizado por un letrado de la acusación particular.

Según informaron a Europa Press fuentes del caso, Salas compareció durante aproximadamente 90 minutos ante la jueza, periodo temporal en el que se limitó a asegurar --tal y como había hecho durante su primera declaración-- que los detalles de la contabilidad de esta empresa --declarada en suspensión de pagos-- los llevaba su hermano, Rafael Salas, fallecido recientemente, y que era él quien conocía las cuentas de Contsa.

Así, y según las mismas fuentes, el dueño de Contsa Corporación Empresarial --imputado por los presuntos delitos de estafa, falsedad, administración desleal e insolvencia punible-- dijo "una y otra vez" que su hermano "era el que llevaba las operaciones", y que él únicamente "se dedicaba a firmar" los documentos.

Hay que reseñar que José Salas Burzón solo contestó a las preguntas formuladas por el Ministerio Público y su defensa, mientras que se negó a responder a las cuestiones planteadas por los letrados que representan a la acusación particular. En el día de hoy también prestaron declaración ante la juez, aunque en este caso en calidad de testigos, un asesor fiscal del grupo inmobiliario y una contable también de Contsa.

La declaración que provocó el ingreso en prisión de José Salas se produjo después de que los administradores concursales alertaran en un informe presentado en el Juzgado de lo Mercantil, que tramita la suspensión de pagos de la sociedad, de que Contsa tiene 1.653 acreedores, de los cuales 1.586 son inversores --cifra que choca de manera frontal con los 609 acreedores que reconocía José Salas--, así como un activo de 28,4 millones. El pasivo de la empresa asciende a 115,2 millones y el déficit es de 86.821.935,62 euros.

Contsa se declaró en suspensión de pagos el pasado mes de febrero de 2008 ante la caída del mercado inmobiliario unida a las fuertes restricciones del crédito existentes, por lo que solicitó a la jurisdicción mercantil competente la incoación de un concurso voluntario de acreedores que estableciera las bases de un convenio que permitiera satisfacer sus obligaciones económicas respecto a sus socios e inversores así como su continuidad en el sector.