Siete detenidos, cinco de ellos empleados de un comercio de electrónica de Majadahonda, por una estafa millonaria

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido a siete personas, cinco de ellas empleados de un comercio de aparatos electrónicos, por un delito continuado de estafa, falsedad y apropiación indebida.

La investigación, que corrió a cargo del Área de Investigación del Puesto de Majadahonda, en el marco de la operación "CAJAS", se inició con la denuncia de una gran superficie comercial dedicada a la venta de artículos de electrónica e informática, que se había percatado en sus balances de exageradas pérdidas económicas sufridas en los últimos meses.

Tras los servicios de vigilancia y seguimiento a través de un concienzudo análisis de numerosa documentación facilitada por la empresa, se comprobó la implicación de cinco trabajadores del departamento de compra-venta en una estafa muy bien planeada.

Estos empleados habían ideado varios métodos para cometer los fraudes, que dada su compleja especialización y a sus propias medidas de seguridad, resultaban muy difíciles de detectar.

Algunos de los ya detenidos simulaban la devolución de un artículo cuyo importe se embolsaban en metálico o en sus tarjetas bancarias, para lo cual engañaban al sistema, falseaban documentos, firmaban por otras personas e incluso realizaban dichas operaciones con el código de otros empleados.

También utilizaban el método de las "cajas", introduciendo mercancía del establecimiento en el interior de cajas vacías, las cuales eran entregadas a terceros ajenos a la empresa, que simulaban recoger una reparación, o recibían el dinero de devoluciones sin entregar dicha mercancía.

Una vez recopiladas las pruebas que los incriminaban, los agentes del Área de Investigación de Majadahonda detuvieron a los siete implicados, los cinco trabajadores de la empresa y los dos compinches que retiraban el dinero y los artículos haciéndose pasar por clientes, todos ellos madrileños de entre 19 y 39 años de edad.

Gracias a los registros efectuados, la Guardia Civil se ha incautado de abundante material informático, de audio y vídeo por un valor de casi 12.000 euros; además de probar diversas operaciones de ingreso en cuentas bancarias y retirada de efectivo de 76.000 euros. Todos los detenidos ya han pasado a disposición Judicial.