Un empresario chino es acusado de usar bancos de N.York en ventas ilegales a Irán

  • Nueva York, 7 abr (EFE).- Un empresario chino y su compañía han sido acusados de más de un centenar de delitos por usar bancos de Nueva York en transacciones relacionadas con la venta a Irán de materiales prohibidos por acuerdos internacionales, informó hoy la fiscalía de Manhattan.

Un empresario chino es acusado de usar bancos de N.York en ventas ilegales a Irán

Un empresario chino es acusado de usar bancos de N.York en ventas ilegales a Irán

Nueva York, 7 abr (EFE).- Un empresario chino y su compañía han sido acusados de más de un centenar de delitos por usar bancos de Nueva York en transacciones relacionadas con la venta a Irán de materiales prohibidos por acuerdos internacionales, informó hoy la fiscalía de Manhattan.

La oficina que dirige el fiscal Robert Morgenthau explicó hoy detalles de la acusación presentada contra Li Fang Wei y la empresa LIMMT, considerada como una de las mayores suministradoras al Ejercito iraní de material armamentístico prohibido.

Los investigadores determinaron que el acusado realizó actividades fraudulentas para acceder al sistema bancario de Estados Unidos y utilizó identidades que ocultaban a los protagonistas verdaderos de las transacciones que se realizaban.

Li Fang Wei es el director gerente de LIMMT, empresa que vende productos metalúrgicos y minerales convencionales a nivel mundial y que provee también materiales de uso militar, muchos de ellos prohibidos para la exportación a Irán, a agencias filiales de la Organización de Industrias de Defensa (DIO, por sus siglas en ingles) de ese país, según explicó la fiscalía.

En enero de 2006, las autoridades de Estados Unidos sancionaron a esa empresa por su apoyo a la proliferación de armas de destrucción masiva de Irán y en consecuencia le prohibieron utilizar el sistema bancario estadounidense en sus actividades.

Los investigadores determinaron que el acusado y la compañía han usado nombres supuestos para acceder al sistema financiero estadounidense y eludir así la prohibición de las autoridades de este país.

En la acusación se alega que, entre noviembre de 2006 y septiembre de 2008, LIMMT envió y recibió docenas de pagos ilegales a través de bancos de EE.UU. que, en caso de haber realizado con su verdadera identidad, habrían sido bloqueadas por las entidades bancarias, explicó la fiscalía en un comunicado de prensa.

"Nuestros bancos disponen de elevados estándares y sistemas sofisticados para detener ese tipo de transacciones, pero esta conducta fue diseñada de forma específica para vencer sus sistemas", manifestó el fiscal Morgenthau.