Condenado a cuatro años y medio Juan José Asensio por matar al ex escolta del padre asesinado

El tribunal considera que actuó bajo "estado de pánico"

ALMERÍA, 5 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial ha condenado a cuatro años y seis meses de prisión a Juan José Asensio, quien, en junio de 2004, mató de tres tiros a bocajarro al ex guardaespaldas de su padre asesinado meses antes, Antonio B.C. aunque, según sostiene el tribunal, actuó bajo "estado de pánico" y "angustiado por su vida" contra un hombre que iba armado después de recibir un "aluvión de golpes" durante el cual la víctima no llego, sin embargo, a empuñar su revolver.

La sentencia de la Sección Segunda, a la que tuvo acceso Europa Press, considera al hijo del empresario autor de un delito de homicidio aunque rebaja en dos grados la pena pedida por la fiscal, que interesó un total de doce años de prisión, ya que aplica las eximentes de miedo insuperable y legítima defensa aunque incompletas ya que estima que los disparos no fueron "proporcionales" para repeler una agresión con los puños al tiempo que reconoce que la situación "ofrecía otras alternativas posibles".

El fallo, que rechaza la imputación de asesinato de la acusación particular ejercida por la familia de Antonio B.C. --alias 'El Chino'--, sí ve "dolo, al menos, eventual" en el hecho de que efectuase tres tiros, uno de ellos por la espalda, a una distancia máxima de diez centímetros y apuntando a zonas de notable riesgo vital como el abdomen y pecho ya que una de las balas atravesó el corazón de ex escolta y le causa la muerte inmediata.

Recoge, sin embargo, que Juan José Asensio se encontraba "en una situación de turbación" como consecuencia de los golpes recibidos en la cabeza y la cara, con la visión disminuida, siendo conocedor de la peligrosidad de sus oponentes en el "ataque del que estaba siendo objeto" y sabiendo que 'El Chino' portaba un revolver, lo que le llevó a pensar --ahonda-- que la iba a usar contra él al oír al otro procesado, Roberto L.R., decir "cógelo, cógelo".

El magistrado-ponente, José María Contreras, rechaza que Juan José Asensio diese lugar a la agresión física desencadenada entre los tres contendientes, quienes "mantenían una profunda enemistad derivada de asuntos de familia del primero", y atribuye la culpa al otro procesado, que desencadenó los acontecimientos con su "brutal agresión", lo que llevó al hijo del empresario asesinado meses antes a "un estado de pánico que se unió a la merma importante de la falta de visión".

Apenas meses después de que Juan Asensio fuese asesinado de madrugada en el portal de su vivienda, ubicada en la céntrica calle Padre Méndez, cuando éste se disponía a acceder al ascensor, el acusado se cruzó a las 12,30 horas del 14 de junio de 2004, con el todoterreno conducido por el otro procesado y la víctima en la Avenida Federico García Lorca de la capital.

Los tres implicados, según recoge como probado la sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS), se enzarzaron en una discusión verbal después de que Juan José Asensio se aproximase al vehículo ya que le "pareció oír que le insultaban de manera soez". Él fue el primero el golpear a Roberto L.R. con una revista que llevaba en la mano, por lo que, a continuación, éste último le propinó un "fuerte golpe" en la parte superior de la cabeza, "que sangró de inmediato y le hizo perder, al menos, una lentilla", lo que "quedó debilitada su visión debido a su fuerte hipermetropía".

El enfrentamiento se trasladó a la parte trasera del coche, donde el autor del homicidio recibió un "aluvión de golpes" con puñetazos "especialmente contundentes" en el ojo izquierdo y la boca, donde sufrió rotura parcial de incisivos. En medio de esta situación de perturbación y temor en su ánimo --continúa-- "extrajo la pistola que siempre llevaba para su seguridad personal, con licencia para tiro olímpico, y efectuó tres disparos sucesivos a diez centímetros".

Juan José Asensio salió a continuación en persecución de Roberto L.R. si bien, tal y como consta en el fallo, desistió a los pocos pasos, regresó al coche y en el trayecto efectuó una llamada al 091 desde su teléfono móvil. Recoge, asimismo, que cuando el otro procesado indicó a un agentes que había matado a 'El Chino' le dijo que, "si quería, a él también le mataría" aunque sin efectuar "movimiento alguno que denotara tal intención".

Considera, pues, que no concurren los requisitos para imputarle un segundo homicidio en grado de tentativa y condena a Roberto L.R. a un año y medio de prisión por un delito de lesiones. Juan José Asensio, quien tardó 21 días en curar de sus heridas y precisó dos intervenciones quirúrgicas en el ojo y la mandíbula, deberá indemnizar, asimismo, a las dos hijas del fallecido con 150.000 euros y cada uno de sus progenitores con 10.000 euros.