Condenan a 12 años a una cubana por matar de una puñalada a su amante porque quería romper con ella

MÁLAGA, 8 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a 12 años y medio de prisión a una mujer de nacionalidad cubana por matar de una puñalada en el corazón en la localidad malagueña de Marbella al hombre con el que mantenía una relación desde hacía 10 meses, cuando éste le dijo que quería romper con ella.

La sentencia se dicta después de que un jurado popular declarara por unanimidad a la mujer culpable de un delito de homicidio. En la resolución, a la que tuvo acceso Europa Press, se le condena también al pago de 200.000 euros como indemnización a la familia de la víctima. Los hechos sucedieron en diciembre de 2001.

Se declara probado que la mujer, casada y experta en esgrima, estaba en su casa a donde llegó la víctima con el firme propósito de poner fin a la relación sentimental "a pesar del temor que había suscitado en él las previas conversaciones mantenidas entre ambos, en las que la acusada le había expresado su intención de causarle la muerte si la dejaba", pues él era "para ella o para nadie".

Tras conocer la decisión de dejarla, la acusada "le asestó una puñalada en el tórax", que le atravesó completamente el corazón, lo que le produjo la muerte, según la sentencia, en la que también se declara probado que "con el fin de encubrir aquella acción", inició contacto con los familiares del hombre "con la excusa de buscarlo".

Asimismo, esa tarde introdujo el cadáver en el maletero del vehículo y lo trasladó hasta un polígono industrial en Estepona (Málaga) y le prendió fuego. Junto al vehículo carbonizado se encontró un cuchillo quemado.

Para el magistrado y para los jurados, los hechos quedan probados sobre todo por la aparición de restos de sangre del fallecido en diferentes lugares del garaje de la casa, aunque también tuvieron en cuenta declaraciones de testigos que aseguraron escuchar amenazas contra el hombre y la actitud "posesiva y celosa" de la mujer.

Además, la visita que la mujer hizo al restaurante de la víctima "no la consideramos como preocupación, sino como coartada", asegura la resolución, en la que se aprecia la atenuante de dilaciones indebidas.