Condenan a 19 años de prisión a un hombre por matar a golpes al hijo de dos años de su pareja

MÁLAGA, 21 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a 19 años de cárcel a un hombre por matar a golpes al hijo de dos años y ocho meses de edad de su pareja sentimental, al que en ocasiones anteriores ya había pegado, llegando a hacerle quemaduras de cigarro. Además, se condena a la madre a dos años de prisión por un delito de maltrato, al considerar que consentía estos hechos.

La muerte del pequeño sucedió el 12 de agosto de 2006. Según la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se declara probado que ese día el acusado, que está en prisión, estaba en su domicilio de la capital malagueña con el niño cuando "por causas no determinadas" comenzó a golpear al menor, como en ocasiones anteriores, lo que le ocasionó varias heridas que le produjeron la muerte.

Además, la Sección Primera de la Audiencia determina que a lo largo de 2006, el procesado "agredió al menor en numerosas ocasiones, provocándole lesiones en todo su cuerpo, algunas de ellas quemaduras de cigarro, sin proporcionarle asistencia facultativa". Además, el niño llegó a consumir cocaína que el acusado tenía en casa "bien por descuido de los procesados o bien porque ellos se la administraron".

Para el Tribunal, se trata de un delito de asesinato, ya que aprecia la alevosía y señala que existe una intención de matar, pues el pequeño "fue objeto de una agresión brutal, consistente en reiterados golpes, especialmente uno de ellos, que fue de tal contundencia que provocó el desgarro del hígado con la consiguiente hemorragia" que llevó a la muerte.

Además, precisa que el acusado "aprovechó la circunstancia de que estaba solo con el menor y que su madre no estuviese en casa, lo que en principio podría haberse evitado o dificultado su acción". También condena a ambos por un delito de maltrato habitual, él como autor y ella como cooperadora por haberlo permitido, añadiendo que resulta "incontestable y abrumador" el contenido de los informes forenses.

Así, la sentencia señala que en el informe de autopsia al cuerpo del niño "se llegan a recoger en el examen externo hasta 36 lesiones", especialmente hematomas, erosiones, esquimosis, algunas recientes y otras causadas en diferentes momentos anteriores a la fecha de la muerte. Además, se concluye que estas heridas no son compatibles con caídas accidentales.

El Tribunal dice que la pareja, que ahora está casada y tiene un hijo en común, negó el maltrato, aunque cree que sus declaraciones fueron "incoherentes, contradictorias e inconsistentes". A este respecto, considera que el acusado no supo explicar qué pasó el día de la muerte.

Además, la sentencia precisa que la mujer dijo que su hijo "se caía mucho" para explicar los múltiples hematomas y que había nacido "con defectos" porque había sido prematuro. Según los informes de los servicios sociales, la acusada "no ha mostrado sentimiento de duelo ante la muerte" de su hijo y es una madre "inmadura".

Inicialmente, el ministerio fiscal solicitaba la pena de 18 años de prisión para el acusado por el delito de asesinato, pero en las conclusiones finales elevó la solicitud de pena a 25, la máxima que contempla el Código Penal para este delito, al considerar que hubo alevosía y ensañamiento, al haber aumentado deliberadamente el dolor, agravante esta última que la Sala no ha estimado.