El TSJC confirma la pena de 13 años de prisión para el acusado de matar a su compañera Gina Calderón

El condenado le hizo cortes en el cuello y la estranguló, provocándole la muerte SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS) El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha confirmado la sentencia de 13 años de prisión que el pasado mes de noviembre emitió la Audiencia Provincial por un delito de homicidio contra Javier López Villanueva, de 37 años de edad, acusado de matar en mayo de 2007 a su compañera sentimental, Gina Calderón. La sentencia de la Sección Primera de la Audiencia también impuso al condenado la prohibición de acercarse, durante 20 años, a los familiares de la víctima (hijos, hermanos, sobrinos), y le condenó igualmente a indemnizar, con 80.000 euros a cada uno de los dos hijos de la fallecida, y con 15.000 euros a la madre. Este fallo fue recurrido por el acusado, que reclamó que se le fijara una pena menor, de 10 años de prisión, al considerar que se habían vulnerado los principios de culpabilidad y proporcionalidad, así como cuestiones relacionadas con la aplicación de la duración de la pena y las circunstancias agravantes y atenuantes, pues en la sentencia de la Audiencia concurrían ambas circunstancias. Los argumentos del condenado se rechazan ahora por la Sala de lo Civil y Penal del TSJC, por lo que se confirma la pena, que se dictó después de que el pasado 31 de octubre, el tribunal del jurado declarase culpable de homicidio al acusado, al considerar probado por unanimidad de sus miembros que éste estranguló y asfixió a la víctima, a quien previamente causó varios cortes en el cuello con un cuchillo y golpeó reiteradamente hasta desfigurarle el rostro. Ambos mantenían una relación sentimental, y él era consumidor de cocaína desde hacía diez años, si bien consumía cantidades mayores los fines de semana, hechos que también se consideraron probados por unanimidad por el jurado. Emitido el veredicto de culpabilidad, se celebró vista en la que el Ministerio Fiscal ratificó su petición de pena (13 años de prisión); la acusación particular y las acciones populares pidieron 15 años y la defensa del acusado solicitó 10. La sentencia aplicaba la circunstancia agravante de parentesco, y las atenuantes de reparación del daño (ya que el acusado, al inicio del juicio, depositó 33.000 euros) y la analógica de drogadicción, pues era consumidor de cocaína desde hacía al menos diez años. Además, consumía de forma importante los fines de semana, además de que varias horas antes de que se produjera el homicidio había consumido alcohol, sustancia de la que también era un habitual consumidor. HECHOS Los hechos ocurrieron en mayo de 2007, en el domicilio del agresor, situado en la localidad de Carrejo, donde su pareja, de nacionalidad colombiana, pernoctaba en algunas ocasiones. Así, el 6 de mayo del año pasado, la víctima decidió quedarse a dormir con el procesado y cuando ésta se encontraba en el dormitorio, el acusado, Javier L.V., de 38 años de edad, cogió un cuchillo de cocina y le hizo varios cortes en el cuello, que le afectaron varios músculos sin llegar a afectar a las carótidas o yugulares ni a otros órganos vitales. Acto seguido, y con la intención de acabar definitivamente con la vida de la mujer, el acusado procedió a presionar con sus manos el cuello de la víctima, impidiendo la entrada de aire en los pulmones, hasta que la mujer falleció por asfixia. Después, salió de la habitación y él mismo se produjo diversos cortes superficiales en las muñecas y el cuello, permaneciendo en la vivienda hasta el día siguiente, cuando fue hallado por diversos familiares, alertados por la desaparición de la víctima.