Familiares de un joven fallecido hace tres años en Casarabonela (Málaga) piden que se "active" el caso

MÁLAGA, 11 (EUROPA PRESS) Los familiares de un joven de 32 años que falleció hace más de tres años en la feria del municipio malagueño de Casarabonela pidieron hoy en una concentración ante la Ciudad de la Justicia de Málaga, que "se active el caso" y que "un juez determine cuál fue la causa de la muerte". Los hechos sucedieron el día 31 de julio de 2005, cuando dos hombres que trabajaban como porteros de seguridad en la Caseta Oficial de la Juventud de la feria de Casarabonela, al parecer legionarios, según el hermano de la víctima, Jorge Bandera, impidieron la entrada al joven "por llevar un vaso de wisky". "Los testigos vieron cómo ambos se abalanzaron sobre la víctima, propinándole una patada en el hemitórax izquierdo", según aseveró Bandera, quien manifestó a los medios que el caso pasó al Juzgado de Instrucción número 4 de Málaga, donde se le realizó una primera autopsia que no contempló esta lesión, sino que por el contrario, determinó que "se debió a una muerte natural, debido al estrés y la ansiedad, así como al consumo elevado de alcohol y droga", que le ocasionaron una arritmia cardíaca. Sin embargo, un segundo estudio realizado por otro forense, contratado por la propia familia, "reveló que se trató de un homicidio, pues dicha arritmia fue consecuencia de la patada en el pecho". Además, "no aparecieron indicios de que la víctima hubiera ingerido droga, ni consumos tan elevados de alcohol como estimó el primer informe", según señaló Bandera. Por otro lado, explicó a Europa Press que "el fiscal se negó a elaborar un tercer estudio y, después de cinco meses, firmó un auto en el que no se contemplaba el homicidio como causa del fallecimiento". "Queremos que se aclare esta contradicción y que nos expliquen por qué el acusado no entró en prisión preventiva, como sí ocurre en otros casos", manifestó Banderas, quien añadió que "no descansaremos hasta hablar con el juez para que nos explique qué ocurrió".