La Audiencia juzga hoy al acusado de matar a un hombre en Porceyo (Gijón) por unas rencillas vecinales

GIJÓN, 25 (EUROPA PRESS) La Fiscalía solicita 19 años de prisión por un delito de asesinato para el hombre acusado de matar a un vecino por unas rencillas que existían entre ambos desde hacía un tiempo, confirmaron a Europa Press fuentes jurídicas. Por su parte, el imputado, A.S.F., que en un principio había confesado a la Policía, niega todos los hechos y pide su libre absolución. El juicio con jurado comenzará hoy, a las 10.30 horas, en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón. El acusado fue detenido en marzo de 2007, cuando se halló el cuerpo sin vida de la víctima, Arcadio Álvarez, dueño de la finca colindante a la del imputado. En un principio se había detenido también al hijo del acusado, aunque finalmente no se le imputó ningún delito. A día de hoy el arma utilizada no fue localizada por la Policía pese a las intensas búsquedas realizadas a raíz de la declaración del acusado que en un principio confesó haberla arrojado en un espacio de difícil acceso e inspección debido a la abundancia de zarzas. A este respecto, el detenido relató a la Policía durante su declaración hechos que sólo el autor del crimen, o alguien que lo hubiera presenciado, podría conocer. Un vecino fue el que halló el cuerpo, tumbado en el suelo y ensangrentado, tras lo que alertó a los servicios de emergencia sobre las 13.20 horas. La víctima presentaba una herida incisa visible en la parte frontal del tronco. Posteriormente, la autopsia confirmó la existencia de dos heridas incisas, una en el tórax y otra en el costado izquierdo, ésta última mortal de necesidad al afectar al corazón y provocarle daños irreversibles. Además, el cadáver fue encontrado cerca del vehículo de la víctima, con el motor en marcha y con la puerta del conductor abierta. Según la nota policial, estas circunstancias constatan "la marcha precipitada del autor de la agresión, y su posible conocimiento de la zona y del fallecido". Dados estos datos, los agentes recabaron testimonios de familiares, amigos y vecinos, que dieron como resultado la detención de dos hombres, A.S.F., de 73 años en aquel momento, y su hijo L.A.S.A., de 42, como los principales sospechosos de la muerte del hombre, con el que estaban enemistados por disputas motivadas por las lindes de las fincas y algunos animales.