Piden dos años para un policía de Barberà (Barcelona) por la muerte de un sospechoso en una persecución

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona juzgó hoy a un policía local de Barberà del Vallès que disparó contra las ruedas del coche con el que unos supuestos ladrones intentaba huir, matando accidentalmente al copiloto. La Fiscalía pide que se le condene a dos años de prisión por homicidio imprudente, delito por el que la acusación particular solicita una pena de cuatro años de cárcel.

Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la madrugada del 31 de enero de 2005, cuando el agente M.C.O. y su compañero iban en un coche camuflado pero uniformados hacia el polígono industrial Santiga de la localidad alertados por sus compañeros de que se había producido un robo en una de las fábricas.

Durante el trayecto, en la Ronda de Santa María, M.C.O. descubrió a tres hombres que parecían estar robando, pues estaban "sacando bultos de un camión" estacionado y metiéndolos en una furgoneta, por lo que él y su compañero decidieron detenerse, dejando su coche con las luces azules rotativas encendidas cruzado en la vía para evitar la huida de los presuntos ladrones.

"Inesperadamente se oyó un acelerón y de detrás de la furgoneta salió un vehículo oscuro (de las mismas características que el coche implicado en el primer robo) contra el coche policial, hacia mí y tuve que saltar para no ser atropellado", relató el policía ante la Sección Tercera.

El vehículo sospechoso giró hacia su compañero y ante el temor de que pudieran atropellarle e, incluso, dispararle, pegó dos tiros hacia las ruedas para intentar obligarles a detenerse. No obstante, una de las balas rebotó contra el maletero, cambió de dirección y alcanzó al copiloto, Domingo P.G.

El turismo se detuvo unos instantes para que pudiera subir uno de los tres hombres que supuestamente estaban desvalijando el camión --cargaron material por valor de 36.000 euros--, mientras que los otros dos fueron detenidos por el acusado y su compañero.

Poco después, Domingo P.G. tuvo que ser atendido por una herida de bala en el pecho en el Hospital General de Catalunya, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), pero los médicos no pudieron hacer nada por él. Horas más tarde, la Policía local de esta localidad arrestó al huido que trasladó a la víctima al centro sanitario.

La acusación particular pide, además de los cuatro años de prisión, una indemnización de 300.000 euros para la esposa y el hijo de la víctima, mientras que el abogado de M.C.O. solicita que, como máximo, le condenen a una multa de 180 euros por una falta de imprudencia leve porque actuó en defensa propia y cumpliendo con su deber.