La investigación de Química del Nalón sobre el incendio del 5 de marzo descarta que fuera intencionado

La empresa busca implantar un nuevo sistema que impida la repetición del siniestro

OVIEDO, 8 (EUROPA PRESS)

El informe de investigación de la planta de Trubia (Oviedo) de Industrial Química del Nalón concluye que el incendio que se produjo el 5 de marzo en sus instalaciones fue accidental, quedando descartada intencionalidad alguna. Así consta en el documento que la empresa remitió hoy a través de una nota de prensa.

El documento recuerda que el incendio se produjo en la planta de solidificación de naftalina. Concretamente en el equipo de retractilado de los pallets de naftalina sólida, ubicado dentro de la zona siniestrada.

Se establecen además tres hipótesis sobre las causas del siniestro. La primera es que el incendio se originara por un fallo técnico en el termopar del equipo de retractilado, elemento que controla la temperatura del interior del horno. Al aumentar el calor, los sacos de naftalina se habrían deteriorado.

Otra posibilidad es que, como consecuencia de un fallo en el temporizador, el pallet con producto hubiera estado en el interior del horno más de 45 segundos, el tiempo límite, deteriorándose igualmente los sacos de naftalina a causa del calor.

La última hipótesis es que el producto cayera por defecto de un saco, bien sea por perforación o por defecto en el cierre tras su sellado. Sin embargo, esta posible causa se considera poco probable ya que los sacos se manipulan uno por uno y hubiera sido fácil detectar un posible desperfecto.

En cualquiera de las causas planteadas, la naftalina se habría depositado en la zona de resistencias, originando así el fuego. Una vez que el fuego fue detectado por los termostatos de seguridad existentes cerca de las resistencias, éstos actuaron según pautas establecidas de seguridad, abriendo las puertas y expulsando el pallet. Este salió incendiado, extendiéndose el fuego al resto de la instalación. El citado equipo había pasado periódicamente todos los protocolos de revisión establecidos, según el informe remitido por Industrial Química del Nalón.

CUANTÍA DE LOS DAÑOS

La empresa a cuantificado los daños causados por el incendio en torno a los cinco millones de euros. La cifra resulta de la pérdida de 554 toneladas de naftalina -que se quemaron durante el incendio- y de la destrucción de la planta de solidificación de naftalina, la maquinaria de envasado existente en ella y la nave de almacenamiento; así como de la perdida de beneficios que se va a padecer hasta que se vuelva a la normalidad en el proceso de solidificación.

Por otra parte, el informe señala que el impacto industrial fue muy limitado ya que el resto de las plantas de la factoría de Trubia continuaron, plenamente operativas, desde el mismo día del incendio. Tampoco se vio afectada la actividad comercial de breas, aceites y naftalinas líquidas.

Industrial Química del Nalón, tras el incendio y el informe de los peritos, acometerá próximamente la reconstrucción de la nave almacén y la reposición de los equipos e instalaciones afectadas, estando en estudio la aplicación de nuevas formas de retractilado de pallets, con el objeto de implantar un nuevo sistema que impida la repetición del siniestro.