Los incendios calcinaron 5.673 hectáreas el primer trimestre, la mitad de superficie frente a los últimos años

El 80% correspondieron a monte raso y más de la mitad de las hectáreas quemadas se localizaron en la provincia de Ourense

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 (EUROPA PRESS)

La superficie afectada por los incendios forestales en Galicia durante el primer trimestre de 2009 fue de 5.673 hectáreas, lo que supone un 51,84 por ciento menos con respecto al mismo periodo de los ejercicios 1997, 1998, 2000 y 2005, en los que se registraron índices semejantes de escasez de precipitaciones.

Según el balance provisional elaborado por la Consellería de Medio Rural en funciones, facilitado hoy, hasta el pasado 31 de marzo el fuego calcinó 5.673 hectáreas, el 80 por ciento de ellas de monte raso, y más de la mitad localizadas en la provincia de Ourense.

En los últimos cuatro años la media registrada que tuvieron los meses de febrero y marzo más secos, como fue el caso de 2009, se situó en las 11.779 hectáreas, lo que supone más del doble de afectación que en el actual ejercicio.

Según manifestaron responsables de Medio Rural, en este periodo del año, en el que históricamente se producen repuntes de incendios cuando hay sequía, por "circunstancias muy diversas y que afectan especialmente a monte bajo", lo importante, a su juicio, "es establecer comparativas que tengan utilidad para poder extraer conclusiones sobre el funcionamiento del dispositivo".

El balance provisional de Medio Rural fue elaborado atendiendo a la superficie ardida en los tres primeros meses de 2009, tomando como referencia los últimos años con pluviometría similar. En este sentido, la consellería recordó que en los ejercicio 1997, 1998, 2000 y 2005 se registró una media de 99 litros por metro cuadrado de precipitaciones en los meses de febrero y marzo, siendo muy semejantes en 2009, con "apenas dos litros más" (101), aunque marzo fue un 30 por ciento más seco que la media de este mes en los cuatro ejercicios anteriores.

EFICACIA DEL DISPOSITIVO

Durante el primer trimestre del año pasado, que registró mayor pluviometría que 2009, y que, según Medio Rural, fue el "mejor de la historia" en cuanto a escasa incidencia de incendios, ardieron 4.473 hectáreas, cifra "muy similar" a la de 2009, mientras que en 2005 la afectación fue de 10.306 hectáreas.

Según resaltaron los responsables del dispositivo de incendios, estos datos demuestran "la eficacia" del mismo ya que, "pese a no estar plenamente operativo el refuerzo de verano, los resultados son satisfactorios y se observa una mejora considerable con respecto a situaciones pasadas con condiciones climatológicas adversas muy semejantes".

En este sentido, sostuvieron que los protocolos puestos en marcha para hacer frente a la proliferación de fuegos durante el mes de marzo y la segunda mitad de febrero, periodo caracterizado por la escasez de lluvias, los refuerzos implementados, "así como la flexibilidad que supone contar con una empresa pública (Seaga) que permite completar el operativo contra incendios, dieron resultados positivos". "Y demuestran que estamos en el camino adecuado", añadieron.

LÍMITE CON PORTUGAL

El balance refleja, además, que la mayor parte de los incendios registrados en ese periodo se concentraron en zonas limítrofes con Portugal, algunos de los cuales incluso tuvieron su origen ahí, y con las provincia de León y Zamora, territorios en los que también se produjo una situación semejante de repunte del número de fuegos.

En este caso, según explicó Medio Rural, las comparativas ponen de manifiesto "una incidencia menor" en el caso gallego ya que, durante el mismo periodo, en los municipios portugueses limítrofes, ardieron 4.072 hectáreas, mientras que en los gallegos de la raya el área afectada sumó 1.914 hectáreas.

Además, en Castilla-León en los tres primeros meses del año ardieron 7.239 hectáreas, una superficie también superior a la registrada en el mismo periodo en la Comunidad gallega.

Con todo, Medio Rural insiste en que los cambios operados en la política forestal, en la prevención, unificación del mando, en la mejora de los medios materiales y humanos, protocolos implementados, persecución a los delincuentes, colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad y política de aprovechamiento de la biomasa, entre otras actuaciones, "se han manifestado como adecuados e indican el camino a seguir".

"En el tema de los incendios no debe haber triunfalismos estériles", recalcó Medio Rural. "Pero los datos de los dos últimos años en las épocas de máximo riesgo, y el resultado de la precampaña de 2009 comparada con años de similares características climáticas, muestran que estamos en el camino correcto para acabar con la lacra de los incendios forestales y que, si se mantiene esa dirección, se podrá poner fin a esta problemática", concluyó.