Ocho años de cárcel por asaltar una empresa de Bellpuig e intentar matar a un vigilante

LLEIDA, 6 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Lleida ha condenado a ocho años de prisión a cada uno de los tres hombres acusados de asaltar una empresa de un polígono industrial de Bellpuig e intentar matar a uno de los vigilantes de seguridad, al que deberán indemnizar con 18.100 euros por la paliza que le dieron.

El tribunal ha declarado probado que, la noche del 12 al 13 de mayo de 2007, los acusados Dragomir M. y Corneliu D. rompieron la reja metálica que cercaba las instalaciones para "sustraer lo que allí pudieran encontrar, especialmente cable de cobre", mientras el tercer procesado, Cucu D.D., vigilaba en el exterior.

La víctima, Vicente S.M., vio a un individuo dentro del recinto, por lo que bajó del vehículo con el que hacía la ronda de seguridad y se dirigió hacia él, pero el asaltante, que resultó ser Dragomir M., le empujó mientras otro de los ladrones le roció la cara con spray.

Ambos lograron tirarle al suelo y empezaron a darle patadas y puñetazos por todo el cuerpo, "llegando incluso a subirse encima de su tórax con violencia", antes de trasladarle a un descampado, donde le amordazaron de pies y manos con una cinta metálica de embalaje, trataron de asfixiarle con su corbata y volvieron a golpearle.

Cucu D.D., que se sumó a la "brutal paliza" cuando sus compinches llevaron a Vicente S.M. al descampado, y los otros dos acusados huyeron de la zona cuando saltó la alarma de la empresa. Poco después, fueron detenidos en la autovía A-2, en dirección a Barcelona.

Ese mismo día, los Mossos d'Esquadra arrestaron a otras 17 personas, seis de ellas menores de edad, por presuntamente pertenecer a una organización criminal que supuestamente robó en abril material valorado en 339.200 euros a otras empresas de Anglesola, Tàrrega y Bellpuig (Lleida).

No obstante, han sido absueltos del delito de asociación ilícita, por el que la Fiscalía solicitaba una pena de dos años de prisión y una multa de 8.640 euros para cada uno, después de que la Fiscalía retirara la acusación contra Dragomir M., Corneliu D. y Cucu D.D.

En cambio, sí les ha condenado a seis años de prisión por un homicidio en grado de tentativa al considerar que el vigilante hubiera muerto de no ser descubierto por unos agentes y atendido rápidamente. También les ha impuesto una pena de dos años por un delito de robo con violencia y uso de arma peligrosa, como el Código Penal califica al "spray que arroja gases irritantes que anulan la visibilidad de la víctima más o menos tiempo".