Vecinos de Zamora constituyen una agrupación para pedir un aparcamiento subterráneo en la Avenida Tres Cruces

ZAMORA, 26 (EUROPA PRESS) Una parte de los vecinos y los empresarios de la avenida Tres Cruces de Zamora, apoyados por la Asociación de Vecinos del barrio de Pantoja, presentaron hoy una agrupación ciudadana creada para reclamar al Ayuntamiento de la capital la construcción de un aparcamiento subterráneo en la zona. Se trata de un proyecto al que el Ayuntamiento de la capital renunció hace algunos meses debido a la falta de apoyo por parte de los grupos de la oposición y al rechazo que el proyecto despertó entre una parte de los ciudadanos. El portavoz de la plataforma, Manuel Roncero, puso sobre la mesa diez razones para que se construya el aparcamiento subterráneo. Apuntó que es necesario y apeló a la responsabilidad que tienen todos los partidos políticos para conseguirlo, ya que algunos de ellos, como el PP y el PSOE lo llevaban en el programa electoral que elaboraron en las últimas elecciones municipales. En este sentido, el colectivo aseguró que están avalados por más de 3.200 firmas que se han recogido en los últimos meses y que seguirán trabajando para conseguir esta reivindicación aunque lo harán "sin algaradas, altavoces o caceroladas", en alusión al movimiento desarrollado hace meses en contra del parking. Además, apelaron al beneficio que el aparcamiento puede suponer para el comercio de la zona, a la seguridad que añadiría a la circulación de los vecinos y a la revalorización del barrio. Manuel Roncero aseguró que debe hacerse un aparcamiento con el mayor número de plazas posibles "porque todas se van a ocupar". Además, reclamó que se reserven plazas para los vecinos a precios asequibles y se dote a la superficie de los aparcamientos necesarios. Planteó también la necesidad de que los comercio reciban una compensación por el periodo de tiempo que duren las obre y se aproveche para soterrar los contenedores de basuras. El portavoz añadió que sería deseable no hacer un proyecto único sino convocar un concurso de ideas entre ingenieros y arquitectos y, por último, pidió que no se posponga siete años la decisión como ocurrió con la ubicación del puente nuevo sobre el Duero.