Condenados dos policías profesores por agredir y amenazar al portero de un pub

  • Ávila, 11 feb (EFE).- El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ávila ha condenado a dos policías, J.A.H.F y D.J.V., ambos profesores del Centro de Formación de Ávila, como autores de una falta de lesiones y una falta de amenazas leves, respectivamente, cometidas contra un portero de un pub de esta ciudad en la madrugada del 19 de abril de 2008.

Condenados dos policías profesores por agredir y amenazar al portero de un pub

Condenados dos policías profesores por agredir y amenazar al portero de un pub

Ávila, 11 feb (EFE).- El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ávila ha condenado a dos policías, J.A.H.F y D.J.V., ambos profesores del Centro de Formación de Ávila, como autores de una falta de lesiones y una falta de amenazas leves, respectivamente, cometidas contra un portero de un pub de esta ciudad en la madrugada del 19 de abril de 2008.

La sentencia fechada el 14 de enero de 2009 y a la que ha tenido hoy acceso Efe, establece para J.A.H.F. una pena de cuarenta días de multa, a razón de 20 euros diarios, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, así como una indemnización a la víctima en concepto de responsabilidad civil de 2.910 euros.

El otro policía, D.J.V., ha sido condenado a quince días de multa, a razón de 20 euros diarios, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, y todo ello, al igual que a su compañero, con imposición de las costas procesales.

Los hechos juzgados tuvieron lugar a las 5,00 horas del 19 de abril de 2008 en el interior del pub Quondam, donde J.A.H.F, que se hallaba en estado de ligera embriaguez, comenzó a molestar verbalmente a una mujer, que trabaja como camarera en la Escuela de Policía de Ávila, que se hallaba en el establecimiento acompañada por otras personas.

Uno de los acompañantes de la mujer, que intentó apartar al policía, recibió un puñetazo de éste, por lo que dos empleados del local, que advirtieron la situación, condujeron al agresor al exterior del pub sin empleo de violencia, según figura en la sentencia.

En el momento de su salida del establecimiento, J.A.H.F. todavía tuvo tiempo de lanzar otro puñetazo en la mandíbula a uno de los porteros.

Una vez en la calle, el ahora condenado comenzó a increpar verbalmente a los dos empleados del local e incluso intentó volver a agredir a uno de ellos, que consiguió evitarlo haciendo un movimiento de esquiva, provocando que el agresor perdiera el equilibrio y se golpease en la cara.

Tras llegar a la zona una dotación policial y pedir la identificación de los implicados en el suceso, en el momento en que el portero del pub agredido se dirigía a por su documentación a su vehículo estacionado en las inmediaciones se le aproximó el otro condenado, D.J.V., compañero de J.A.H.F., que no había visto como éste se había caído, produciéndose lesiones en el rostro.

Según figura en la sentencia, D.J.V. le dijo al portero que tenía una pistola en el bolsillo y que o le decía quién había pegado a su compañero o le pegaba un tiro, acompañando dicha expresión del gesto de subirse la pernera del pantalón.

Contra esta sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ávila, que ya ha sido notificada a las partes, cabe recurso de apelación en un plazo de cinco días ante la Audiencia Provincial de Ávila.