Detenido un hombre en Ciempozuelos por llevar a sus hijos en el maletero del coche con botellas de alcohol

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Guardia Civil destinados en el Puesto de Ciempozuelos han detenido a un hombre por llevar a sus hijos, de 7 y 11 años, en el maletero del coche, junto a bebidas alcohólicas, enseres y equipajes, según informó hoy la Benemérita.

La Comandancia de la Guardia Civil practicó la detención ayer, durante uno de los dispositivos de seguridad puestos en marcha por este Cuerpo en coordinación con la Delegación del Gobierno de Madrid.

Los hechos tenían lugar en la carretera M-404 a su paso por el término municipal de Ciempozuelos, en la que se encontraba una patrulla del Puesto de la localidad. Los agentes sospecharon de un individuo que circulaba por la citada vía junto a otras cuatro personas de su familia.

Inicialmente, los guardias civiles comprobaron que tanto el conductor como su esposa, que viajaba como acompañante, no llevaban abrochado el obligatorio cinturón de seguridad, por lo que les interpusieron una denuncia administrativa. Además, la mujer llevaba en brazos a un perro, motivo también de denuncia ante el peligro que acarrearía en caso de accidente.

Tras filiar a los ocupantes, y ante el nerviosismo del conductor, los agentes le conminaron a que abriera el maletero. Dentro hallaron a dos niños, de 7 y 11 años, sus dos hijos, que viajaban junto a varias botellas de bebidas alcohólicas y diversos enseres.

Entonces, los guardias civiles detuvieron al conductor, acusado de un delito contra la seguridad del tráfico. Al conocer la noticia, el hombre se alteró sobremanera, por lo que tuvo que ser reducido por los agentes para evitar daños a su persona.

La familia entera provenía de Madrid y había introducido a los niños en el maletero ante la falta de plazas en el vehículo, lo que supone que los menores habían circulado encerrados durante más de 35 kilómetros. El detenido, J.O.G.J., ecuatoriano de 32 años con antecedentes por falsificación, ya ha sido puesto a disposición judicial.

La Guardia Civil recuerda que según la reforma del Código Penal que entró en vigor el día 1 de mayo del pasado año establece en el artículo 380 que el que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.