Detenidos cinco ultras de Sevilla y Betis por una reyerta previa al derbi de febrero

Tras prestar declaración en dependencias policiales fueron puestos en libertad con cargos

SEVILLA, 31 (EUROPA PRESS)

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a cinco ultras del Sevilla F.C. y del Real Betis Balompié después de que hayan sido implicados en una pelea con cadenas, navajas y bates de béisbol previa al pasado derbi jugado por los dos equipos sevillanos el pasado mes de febrero en el barrio de Nervión.

La Policía informó en un comunicado de que en el mes de febrero se puso en marcha una investigación a raíz de que un joven de 30 años fuera encontrado a las 23.30 horas del día del derbi en el interior de su vehículo, en estado de semiinconsciencia y con sangre por todo su cuerpo, asegurando que le habían pegado con un bate de béisbol.

Así las cosas, el grupo de la Policía Nacional especializado en tribus urbanas y grupos deportivos recogió información en círculos cercanos a las aficiones del Sevilla F.C. y del Real Betis Balompié sobre una pelea entre seguidores ultras de ambos equipos previa al choque futbolístico.

Los investigadores comenzaron a tener indicios suficientes para determinar que las lesiones podrían tener su origen en este enfrentamiento entre ultras. Los agentes descubrieron que el herido y otros 30 miembros más pertenecientes a la misma peña, aficionados del Betis, se trasladaron con bates de béisbol y navajas hasta la barriada de El Gordillo, donde se encontraban aficionados del Sevilla y donde tuvo lugar el citado enfrentamiento.

Las investigaciones finalizaron esta semana con la detención de José Antonio C.F., un joven de 26 años que resultó lesionado en la cabeza en la reyerta y que contaba con un antecedente por atentado contra agente de la autoridad; Víctor D.G., de 29 años y con dos detenciones anteriores por riñas tumultuarias y lesiones; David C.R., de 26 años y con una detención también por riña tumultuaria y desórdenes públicos; Adrián P.B., de 27 años y sin antecedentes; y Alejandro L.R., de 30 años y también sin antecedentes policiales.

Todos los detenidos fueron puestos en libertad con cargos tras prestar declaración en sede policial.