Dos mossos heridos tras un enfrentamiento multitudinario en Barcelona con ocho detenidos

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS) Dos mossos d'Esquadra de la comisaría del Eixample de Barcelona resultaron heridos esta pasada madrugada tras un enfrentamiento entre dos grupos de jóvenes violentos en el parque Joan Miró, conocido como el del Escorxador, y en el que fueron detenidos ocho jóvenes de origen latinoamericano. Según informó la policía catalana, uno de los agentes fue agredido con un palo, por lo que fue herido con un palo en una oreja, aunque ya ha sido dado de alta, mientras que el otro se espera que pueda ser dado de alta en pocas horas después de sufrir dos heridas de navaja en el hombro y en la zona lumbar posterior. Unos agentes de paisano vieron como sobre las 23.30 horas un grupo de siete jóvenes increpaba e insultaba a gritos a otro grupo de una veintena de miembros que llevaban palos y piedras. Los agentes pidieron refuerzos a comisaría y siguieron al grupo más numeroso, cuyos integrantes se dieron cuenta de su presencia poco después, dieron media vuelta, les rodearon y les agredieron en la calle Entença, entre Consell de Cent y Aragó. Los refuerzos policiales llegaron justo entonces y pudieron detener a los dos supuestos agresores, uno de los cuales, colombiano de 19 años y vecino de Barcelona, había sido retenido por el mosso herido leve. El otro supuesto agresor, que hirió de arma blanca al otro agente, es Israel G.Q., de 19 años, nacionalidad ecuatoriana y con domicilio en la capital catalana. Ambos fueron atendidos por contusiones leves y un dedo roto en un aparcamiento cercano por un médico del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), aunque se desconoce si las heridas se las provocaron el grupo rival. Los Mossos montaron un dispositivo de búsqueda por la zona y sobre las 2 de la madrugada pudieron detener a otros seis implicados que habían huido. Se trata de cuatro chicos de entre 19 y 25 años, nacidos en Perú y vecinos de Barcelona, y dos menores de edad, que pasaron esta tarde a disposición de la Fiscalía de Menores. La detención fue difícil, porque los jóvenes opusieron "mucha resistencia" e iban armados, aunque los mossos no tuvieron que utilizar sus pistolas reglamentarias. La reyerta y el despliegue policial alertaron a muchos vecinos del barrio, uno de los cuales explicó a Europa Press que uno de los detenidos agredió con un punzón al agente que le perseguía. La investigación policial sigue abierta para esclarecer si antes de la llegada de los agentes los dos grupos se habían agredido y para buscar a otros implicados.