El mendigo herido de bala en Madrid apuñaló a los agentes para evitar ser detenido, ya que tenía dos causas pendientes

MADRID, 13 (EUROPA PRESS) El mendigo subsahariano detenido hoy tras recibir un balazo durante una persecución policial en el centro de la capital apuñaló previamente a dos policías para evitar ser apresado, ya que tenía dos causas judiciales pendientes, según informaron a Europa Press fuentes policiales. El arrestado es Frederick E.A., de 35 años y natural de Ghana, aunque cuenta con residencia legal en España. Era un 'viejo conocido' de la Policía, ya que vivía en los alrededores de la Plaza de España y había protagonizado altercados verbales con los agentes anteriormente. De hecho, contaba con múltiples antecedentes, entre otros resistencia y desobediencia, atentado contra la autoridad, amenazas y robo con violencia. Además, tenía dos causas judiciales pendientes por parte de un juzgado de Valencia, una por detención y personación y otra por una averiguación de domicilio, que se suma a la detención de hoy por graves atentados contra la autoridad. Los hechos tuvieron lugar este mediodía, minutos después de las 13.00 horas, cuando dos agentes de la Policía Municipal que patrullaban por el centro observaron a un ciudadano subsahariano de mediana edad en Plaza de España muy alterado y con una navaja en la mano. Se trata de un "viejo conocido" para los agentes, agresivo, violento y con multitud de antecedentes parecidos. Por ello, los agentes le dieron el alta para identificarle, a lo que el sujeto se negó y se enfrentó a los agentes, momento en el que se huyó corriendo hacia la Plaza de la Marina, donde un policía nacional que vigila la cercana institución del Senado se unió a la persecución para ayudar a la Policía Municipal. Así, consiguieron darle alcance y retenerle en un primer momento, pero el individuo se revolvió e hirió con el cuchillo que portaba al agente municipal en una mano y al nacional en el hombre. Según fuentes de la Policía Municipal, durante el forcejeo en la Plaza de la Marina, un segundo policía nacional que se acercó al lugar lanzó un disparó que dio en el pie accidentalmente al agente municipal apuñalado. Esta circunstancia es aprovechada por el subsahariano, que vuelve a escaparse, esta vez dirección Leganitos, calle en la que precisamente se sitúa una comisaría de la Policía Nacional. Allí, otro policía municipal, al ver venir a un hombre alterando, armado con una navaja y con manchas de sangre le dio el alto. Al hacer caso omiso, le disparó en una zona no vital, que le alcanzó en la rodilla. No obstante, el individuo siguió corriendo como pudo y, a la altura de la calle Jacometrezo un agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), advertido de la situación, consigue reducirlo y detenerlo, según indicó Policía Nacional. Al lugar llegó inmediatamente una ambulancia del Samur-Protección Civil, que atendió al subsahariano, que minutos después fue trasladado al hospital Clínico con una herida de bala en la rodilla. En principio, su estado no reviste gravedad, pero su situación médica tendrá que ser valorada por los facultativos, según detalló a Europa Press un portavoz de Emergencias Madrid. Asimismo, los sanitarios del Samur asistieron en plena calle al agente municipal con un corte profundo en la mano y por las heridas ocasionadas por el balazo en el pie, con orificio de entrada y salida. Fue trasladado al Hospital 12 de Octubre, con pronóstico a determinar, aunque no reviste gravedad. Por último, atendieron al policía nacional con el cuchillazo en el hombro, que terminó ingresado en un centro privado de su mutua.