Entregan a la familia el cadáver del ecuatoriano asesinado en Nochevieja en Galapagar (Madrid), tras 4 meses de espera

GALAPAGAR, 16 (EUROPA PRESS)

El cadáver del adolescente de 16 años que murió asesinado en una reyerta la víspera de Nochevieja en Galapagar (Madrid) ha sido puesto hoy a disposición de la familia, casi cuatro meses después de los hechos, y, tras un velatorio, será repatriado a su país de origen, Ecuador.

La abogada de la familia, Cynthia Favero explicó a Europa Press que los padres del joven fallecido han vivido durante estos meses un "tormento y una angustia" por no poder enterrar a su hijo, debido a los largos y laboriosos trabajos del Instituto Anatómico Forense.

En la madrugada del pasado 30 de diciembre la víctima, Víctor Estanfor Mc Gregor y sus amigos, acudieron a una fiesta de cumpleaños en una vivienda, en la que se encontraban amigos de diferentes nacionalidades, como búlgaros, colombianos, ecuatorianos y bolivianos.

En torno a las 3.45 horas, ya en la calle Jarama, se produjo una riña, que derivó en una pelea que acabó con la muerte a puñaladas de Víctor, de tan sólo 16 años. Los sanitarios del Summa-112 encontraron al chico con lesiones en el abdomen y la cabeza y una herida de gravedad en el tórax y otras en los costados provocada por un cuchillo de grandes dimensiones.

La Guardia Civil detuvo minutos después a cuatro personas, entre ellas el supuesto homicida, Juan Sebastián M.S., alias 'El Perro', colombiano aunque nacionalizado español de 19 años, que tuvo que ser ingresado en el Hospital Puerta de Hierro con una herida leve en la pierna por arma blanca. El equipo de homicidios y los abogados de la familia tienen claro que éste fue el único autor material del homicidio.

La Benemérita también detuvo esa noche y en los siguientes días a varios jóvenes más, de diferentes nacionalidades y vecinos de Galapagar, algunos de ellos menores de edad, acusados también de riña tumulturaria, un delito penado con entre seis meses y un año de prisión.

"LA VÍCTIMA IBA DESARMADA"

Según los abogados de la familia, la reyerta fue "tremendamente desigual", ya que la víctima mortal no portaba ningún arma blanca o de otro tipo, "sólo guardaba en su chaqueta un papel manuscrito con las medidas sobre madera que les servirían para el curso de jardinería que estaba estudiando".

"'El Perro' salió corriendo y tuvo tiempo, supuestamente y según todos los indicios, de autolesionarse y acudir al hospital más cercano, ya que, según todos los testigos, salió corriendo después de apuñalar a Víctor", indicó el bufete de la defensa, que precisó que el 11 de marzo apareció un cuchillo el lugar de los hechos, y que se está siendo analizado para verificar si es el arma homicida.

Los abogados de la acusación descartan "totalmente" que los hechos se derivasen de una enfrentamiento entre bandas rivales o motivos racistas, ya que "todos se conocían entre sí o tenían amistades comunes". Mas bien, se trataría del trágico resultado de una violenta discusión, tras la ingesta de alcohol en una fiesta.

La Secretaría Nacional del Migrante (SENAMI), a través del Gobierno de Ecuador, se están coordinando con las autoridades españolas para que la familia pueda enterrar y repatriar a su hijo, casi cuatro meses después de su muerte. Junto a ello, la Dirección General de Inmigración de la Comunidad de Madrid y el Bufete Jurídica Sentencia están desarrollando unas medidas de ayuda económica para afrontar todos los gastos derivados y la repatriación del cadáver.

El caso del menor asesinado está en fase de instrucción. La acusación pedirá que se condene al presunto autor material de asesinato, "ya que las puñaladas que le practicó fueron certeras, con evidente indefensión por parte de Víctor".