Juzgan hoy a dos jóvenes por golpear a otro al que dejaron con múltiples secuelas de memoria y aprendizaje

El fiscal pide 7 años de cárcel y una indemnización de 348.000 euros para el agredido, que ha tenido que dejar su trabajo

SANTANDER, 20 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria juzgará a partir de hoy a dos jóvenes acusados de tentativa de homicidio por una pelea en la que golpearon fuertemente y pisaron la cabeza a otro joven al que le han quedado múltiples secuelas, sobre todo de memoria y aprendizaje, hasta el punto que ha tenido que abandonar su trabajo como ingeniero informático.

El fiscal pide para cada uno de los acusados una condena de siete años de cárcel y solicita que indemnicen conjuntamente en más de 348.000 euros a la víctima, por las lesiones, las secuelas y los daños morales. Igualmente, propone que abonen al Servicio Cántabro de Salud (SCS) 10.370 euros por los gastos médicos ocasionados, ya que el joven agredido tuvo que ser operado y estuvo 17 días ingresado.

La acusación particular, que subraya que el joven fue agredido "brutalmente" y aprovechando que se encontraba "indefenso, en el suelo", solicita que se les condene no por tentativa de homicidio, sino por asesinato con alevosía en grado de tentativa. Y en consecuencia, eleva también la pena reclamada para los imputados y solicita que pasen 12 años en prisión.

Además, propone que se les prohíba tener o portar armas por el plazo de cinco años y que se les impida acercarse a menos de 200 metros de la víctima durante 22 años. En cuanto a las indemnizaciones, reclama en total unos 432.000 euros para su representado y refrenda también la petición de que abonen los gastos médicos al SCS.

Por su parte, las dos defensas defienden la inocencia de los acusados y piden su absolución, al tiempo que impugnan parte de la prueba documental que se presentará en el juicio, en concreto, los documentos correspondientes a las ruedas de reconocimiento.

Según se explica en el escrito de acusación de la Fiscalía, los hechos ocurrieron sobre las cinco y media de la madrugada del 24 de diciembre de 2006 a la salida del pub Indian, en Santander, donde se produjo un altercado entre dos grupos de jóvenes que derivó en pelea. En uno de esos grupos estaban los acusados y, en el otro, el agredido.

En un momento dado, uno de los acusados dio un empujón a la víctima, que cayó al suelo y, entonces, "aprovechando que estaba en el suelo", le golpearon "fuertemente", dándole patadas y pisándole la cabeza, explica el fiscal.

SECUELAS

Debido a la agresión, el joven sufrió importantes lesiones que, según el informe del médico forense, suponían un alto riesgo de ocasionarle la muerte. Tuvo que ser operado para reducirle un hematoma en el cráneo y permaneció 17 días ingresado, seis de ellos en cuidados intensivos. Además, estuvo 365 días incapacitado para sus ocupaciones habituales.

Como secuelas, le queda un trastorno de memoria con gran dificultad para el aprendizaje y fácil olvido de lo aprendido, incluidos los últimos años de la carrera. También presenta "importantes lagunas" de su vida previa a la agresión, incluso para el reconocimiento de personas o lugares.

Sufre igualmente trastornos de la atención y de la capacidad de concentración; trastornos de control emocional, con "marcada irritabilidad", que han generado a su vez "estrés familiar"; y trastornos de aprendizaje.

Ha tenido que abandonar su actividad como ingeniero informático por las "graves afectaciones intelectivas". A todo esto se suman problemas de insomnio y la pérdida de la visión periférica en ambos ojos.

El juicio comenzará hoy lunes, a las 9.30 horas, con la declaración de los dos acusados, la víctima, dos policías y otros siete testigos. Mañana martes se prevé retomar la vista a la misma hora con las declaraciones de siete testigos más y tres policías, así como con el testimonio de las médicos forenses.