La policía descarta que el menor agrediera al indigente de forma aleatoria porque se conocían

ALICANTE, 17 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional descartó hoy que el ataque que un menor realizó contra un hombre indigente en Alicante fuera "aleatorio" porque, según aseguraron hoy en un comunicado, "el presunto agresor y la víctima se conocían, al ser vecino del lugar y la víctima, indigente que dormía en el cajero automático".

La primera hipótesis de la Policía Nacional indica que la agresión del menor a la víctima no fue aleatorio, ya que ambos se conocían. De hecho, según indicaron fuentes cercanas, el menor alegó que actuó por "venganza" y porque estaba "cansado" de la víctima. El menor, que en agosto cumplirá los 17 años, vivía por la zona de la avenida de Novelda, donde se produjo la agresión, y podría haber tenido algún tipo de problema anterior.

Los hechos ocurrieron en torno a las 1.30 horas de hoy en un cajero de la avenida de Novelda de Alicante, donde la víctima estaba durmiendo. El menor supuestamente golpeó en la cara y en la cabeza al hombre y después lo roció con aceite de la moto con el fin de prenderle fuego.

Un testigo avisó al 091 y hasta allí se desplazaron ocho policías en cuatro vehículos policiales. Cuando los agentes llegaron, vieron al ahora detenido "con un papel ardiendo en la mano" y a la víctima "tendida en el suelo con golpes en la cara y la cabeza incendiada". Así, detuvieron al agresor y apagaron el fuego de la otra persona, que fue trasladado de forma urgente por una unidad SAMU.

En estos momentos, el herido, de 42 años e identificado como N.D.B., se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital General en coma neurológico postraumático y su estado es grave. Padece un traumatismo facial y craneal y quemaduras de primer grado en el cuero cabelludo.

Un vecino de la zona, Marcial Borgoñón, indicó hoy a Europa Press que la víctima había sido vigilante de seguridad en el complejo vacacional Marina d'Or de Castellón, donde lo conoció. Se refirió a la víctima como 'Nico' y apuntó que tras perder su trabajo lo encontró en Alicante, que solía dormir en ese cajero o en el de una entidad cercana y que podría tener algún problema con la bebida, aunque no se conocía que hubiera tenido problemas con nadie.

Tras los hechos, el menor pasó a disposición de la Fiscalía de Menores y compareció ante la titular del juzgado de menores número 2 de Alicante, quien acordó el internamiento en un centro cerrado durante seis meses, prorrogable por tres más, y que ha calificado inicialmente los hechos como "asesinato en grado de tentativa". Según destacó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la juez le ha impuesto al joven detenido "la medida cautelar más severa prevista por la Ley".

Durante la comparecencia, el menor, que tiene antecedentes por delitos contra el patrimonio, no quiso declarar ante la vista y mostró una "actitud agresiva", según indicaron fuentes judiciales. Después, sobre las 15.55 horas fue trasladado desde los juzgados al centro de internamiento. A la salida, el menor vestía ropa deportiva y se tapaba con una capucha.

Los padres del menor se encontraban a las puertas de la sala durante el tiempo que su hijo prestó declaración, aunque no hablaron con los medios de comunicación.