Libertad vigilada para cuatro de los seis menores acusados de apalear a otro en la Plaza de España

SEVILLA, 3 (EUROPA PRESS)

El juzgado de Menores número 2 de Sevilla ha condenado a dos años de libertad vigilada por un delito de lesiones a tres de los seis acusados de apalear el 12 de octubre de 2007 a un joven de 18 años en el entorno de la Plaza de España y ha impuesto otros seis meses de la citada libertad vigilada para un cuarto acusado. Asimismo, ha absuelto a los dos menores restantes de los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones y denegación de auxilio por los que estaban implicados en el caso.

Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que la sentencia impone a los tres condenados a dos años de libertad vigilada una prohibición de acercamiento a 500 metros de la víctima y el pago de una indemnización conjunta de 62.819 euros con la responsabilidad civil solidaria de los padres.

Estos tres jóvenes, al igual que los demás implicados, han sido absueltos del delito de tentativa de homicidio del que estaban acusados por la representación jurídica de la víctima, quien sufre secuelas de movilidad en un brazo por la paliza que recibió en el otoño de 2007.

El cuarto de los condenados a libertad vigilada tiene una pena de seis meses como autor de una falta de lesiones, a la que se añade igual que a sus amigos condenados la prohibición de acercamiento a la víctima a menos de 500 metros.

Los hechos que han desencadenado este proceso ocurrieron el día 12 de octubre de 2007 cuando varios menores apalearon a este chico de 18 años después de que intentara defender a una pareja de novios a la que la pandilla supuestamente estaba insultando sin motivo aparente.

Tras los hechos, el Cuerpo Nacional de Policía comenzó con las indagaciones pertinentes y detuvo de manera escalonada a los presuntos malhechores, varios de los cuales habían participado, según la Policía, en otros hechos similares en aquellas fechas en Viapol y en las inmediaciones del Chile, donde otras dos personas resultaron heridas.

En la vista oral, que tuvo lugar hace dos semanas, varios de los menores acusados reconocieron la agresión por la que el joven tuvo que ser ingresado e intervenido quirúrgicamente en el Hospital Virgen del Rocío.

Por tales hechos, la Fiscalía reclamaba cuatro años de internamiento en un centro cerrado para uno de los acusados, una pena de dos años en las mismas condiciones para otro de los jóvenes y, a partir de ahí, distintas penas de inferior duración para los cuatro menores restantes, mientras que la acusación particular solicita penas de hasta seis años por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa.

Durante la celebración del juicio, algunos amigos de la víctima confirmaron que el ataque se produjo con "botellas y cascos de moto". Uno de los tres jóvenes que presenciaron la agresión desde el principio relató cómo los agresores "le pegaron un empujón, lo tiraron al suelo y empezaron a pegarle puñetazos y patadas", además de continuar la agresión con "botellas de cristal y casco de moto"

Así, prosiguió que "estando en el suelo le tiraron una botella y él puso el brazo", lo que le provocó "la herida más complicada", y añadió que después de esto la víctima "salió corriendo, pero le pusieron una zancadilla y cayó de nuevo al suelo, donde le dieron una patada en el costado".

Fuentes del caso explicaron a Europa Press que la sentencia emitida por Menores será estudiada por las distintas partes implicadas en el proceso para valorar si recurren este fallo.