Ocho años y medio de cárcel a dos toxicómanos por robar y apuñalar a los ocupantes de un coche en un semáforo

SANTANDER, 11 (EUROPA PRESS)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha confirmado una condena de ocho años y medio de prisión para dos toxicómanos que asaltaron a los ocupantes de un coche cuando estaban parados en un semáforo llegando a apuñalar a la conductora hasta conseguir arrebatarles 25 euros y las llaves del vehículo.

Los dos condenados son un hombre y una mujer. Ésta última deberá cumplir además otro año de cárcel porque cuando estaba en el calabozo arrojó una silla contra una agente de policía causándole lesiones en un dedo.

De esta forma, la Audiencia Provincial, en una sentencia conocida hoy, ratifica en su mayor parte una sentencia dictada en junio del pasado año por el Juzgado de lo Penal número 3 de Santander que fue recurrida por los acusados.

Sólo acepta una de las razones alegadas por la pareja y absuelve al hombre, Luis Miguel C.T., pero no de la acusación principal, sino de una falta por daños ocasionados en el calabozo que, según la Audiencia, no fueron obra del acusado sino consecuencia de una defectuosa reparación previa. En la práctica, esto sólo supone eximirle del pago de una multa de 50 euros.

Los hechos por los que han sido condenados los dos procesados ocurrieron el 5 de junio del año 2004, sobre las nueve de la noche en la avenida de Los Castros. Los acusados, Luis Miguel C.T. y Josefa C.P., puestos de común acuerdo, se dirigieron a un coche que estaba parado en un semáforo para obtener algún dinero.

Josefa se dirigió a la conductora para pedirle dinero, y como ella se negó, Luis Miguel intentó atacarla con un cuchillo de cocina de 14 centímetros de hoja. El copiloto logró agarrar el arma por la hoja, así que sufrió unos cortes en la mano, pero Luis Miguel siguió intentando atacar a la conductora y lo logró.

La mujer recibió una cuchillada en el pecho y otra en la mano, tras lo cual, los dos acusados se metieron en el coche y revolvieron en su interior, hasta apoderarse de las llaves del coche y 25 euros del monedero de la conductora. Después se dieron a la fuga y arrojaron el arma a una papelera cercana, junto a otro cuchillo que también llevaban.

Debido a la agresión, el copiloto tuvo que recibir siete puntos en un dedo, mientras que la conductora necesitó un drenaje torácico y fisioterapia respiratoria, además de dos intervenciones quirúrgicas en un dedo en el que, a pesar de ello, tiene todavía secuelas.

El Juzgado de lo Penal número 3 condenó a ocho años y medio de cárcel a Luis Miguel y a nueve años y medio a Josefa. En concreto, les impuso tres años y medio por robo con violencia, otros tres por las lesiones causadas a la conductora y dos años más por las lesiones al copiloto.

En el caso de Josefa, se añade otro año por atentado contra agente de la autoridad y una multa de 150 euros por una falta de lesiones contra la policía a la que golpeó con una silla. En cuanto a Luis Miguel, la Audiencia le absuelve de la falta de daños en el calabozo de la que fue condenado inicialmente.

Entre los dos deberán indemnizar con más de 26.000 euros a la conductora del vehículo, a la que deberán devolver los 25 euros sustraídos y las llaves; y también tendrán que pagar 955 euros al copiloto y otros 9.152 euros al Servicio Cántabro de Salud (SCS) por los gastos médicos. Además, Josefa deberá abonar 20 euros a la agente de policía.