Retiran los cargos contra un policía de El Prat que disparó a un hombre que portaba un cuhillo en defensa propia

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS) La Fiscalía retiró hoy los cargos contra un policía local de El Prat de Llobregat (Barcelona) al considerar que el agente disparó en defensa propia al sospechoso que perseguía, un hombre con trastorno mental que amenazaba a transeúntes y agentes con un cuchillo de grandes dimensiones. El fiscal retiró la acusación tras escuchar el testimonio del acusado y los agentes de la Policía Local y Nacional que, sobre las 22.30 horas del 23 de mayo de 2005, fueron al pasaje Salvador Espriu para detener a Sergio M.H., quien había agredido al novio de su madre y le perseguía por la calle con el arma. Sergio M.H., muy alterado porque no se había tomado la medicación para el trastorno límite de la personalidad y en tratamiento de desintoxicación, empezó a amenazar a otros transeúntes y se encaró a los policías cuando le rodearon, pegando a dos de ellos. El hombre salió corriendo pero en la plaza Antonio Machado se giró y se lanzó contra el acusado. "Se abalanzó sobre él con un cuchillo gritando: '¡Ahora voy a por ti!' Tuvo que tomar la decisión en menos de un segundo y creo que actuó muy bien", afirmó uno de los agentes que presenciaron los hechos, en la Sección Décima de la Audiencia de Barcelona. El procesado tuvo que frenar en seco y retroceder para evitar ser acuchillado, al tiempo que desenfundaba su arma reglamentaria y disparaba hacia el suelo, aunque hirió en la pierna a Sergio M.H., quien siguió esgrimiendo el cuchillo cuando cayó al suelo e, incluso, se hizo tres cortes, explicó una de las agentes. La bala atravesó la tibia del sospechoso, quien se quedó cojo y sufre molestias, por lo que el fiscal inicialmente acusaba al agente de un delito de lesiones con la atenuante de legítima defensa y la eximente incompleta de cumplimiento del deber, por el que solicitaba que se le condenara a un año de prisión y a un año y seis meses de inhabilitación. Por su parte, Sergio M.H. fue condenado por malos tratos en el ámbito familiar, así como por atentado a la autoridad, delito por el que le condenaron a un año de prisión y a dos de tratamiento médico por el trastorno mental que padece.