Un hombre se recupera en el Puerta de Hierro de un machetazo en el brazo cuando intentaban robarle el coche

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El abogado Ignacio Rocha se recupera en el Hospital Clínico Puerta de Hierro de un machetazo en el brazo que le asestaron el pasado jueves en Las Rozas cuando dos hombres intentaban robarle el coche, según explicó a Europa Press la mujer de la víctima, Renata.

Los sucesos tuvieron lugar hacia las 14.30 horas en el parque de Navalcarbón, en el municipio de Las Rozas de Madrid, una zona frecuentada por niños y familias durante los fines de semana pero que entre diario está "bastante abandonada", según Renata. La mujer de la víctima había ido a dar un paseo y, al recogerla su marido en el aparcamiento del parque, dos hombres con acento del Este de Europa, "probablemente rumanos", los asaltaron.

Su objetivo era robar el coche, de gran cilindrada y valor económico, así como el dinero que llevaran encima. Sin embargo, la víctima se defendió y se encaró con los atracadores, a pesar que éstos llevaban un arma blanca, "una especie de machete o hacha bastante grande", según relató Renata.

Al meterse en el coche para intentar huir, los asaltantes aprovecharon que la ventanilla del conductor estaba abierta para asestar un golpe con el machete. "Mi marido levantó el brazo para protegerse la cabeza, como un acto reflejo, y prácticamente se lo amputaron por debajo del codo", continuó la esposa de la víctima.

El acelerón permitió a la pareja salir del lugar, aunque la herida sangraba abundantemente, por lo que a medio kilómetro de allí, Renata se puso al volante del vehículo y llevó a su marido hasta el Hospital Clínico Puerta de Hierro, donde está estabilizado pero "con muchísimos dolores". Hoy podrían darle el alta, aunque "los médicos aún no saben cómo le quedará el brazo, que le han vuelto a coser con todos los tendones, arterias, músculos, etcétera", añadió Renata, que se declaró aún en estado de "shock".

Los afectados denunciaron los hechos ante la Guardia Civil de Las Rozas, que han registrado y analizado el vehículo, donde la sangre "ha cambiado totalmente el color de la tapicería". En cuanto avancen las investigaciones, el Insitito Armado los llamará para intentar identificar a posibles sospechosos.