La disputa por un perro que se orinó dentro de una casa desató el tiroteo en Pittsburgh

  • Washington, 5 abr (EFE).- Una disputa por un perro que se orinó dentro de la casa fue lo que desató un tiroteo en Pittsburgh (Pensilvania) el sábado, en el que el atacante mató a tres policías e hirió a otros dos, informaron hoy las autoridades.

La disputa por un perro que se orinó dentro de una casa desató el tiroteo en Pittsburgh

La disputa por un perro que se orinó dentro de una casa desató el tiroteo en Pittsburgh

Washington, 5 abr (EFE).- Una disputa por un perro que se orinó dentro de la casa fue lo que desató un tiroteo en Pittsburgh (Pensilvania) el sábado, en el que el atacante mató a tres policías e hirió a otros dos, informaron hoy las autoridades.

Según un documento de 12 páginas divulgado por el Departamento de Policía de Pittsburgh, todo comenzó por una acalorada discusión entre el atacante, identificado como Richard Poplawski, y la madre de éste, Margaret, porque "el perro se había orinado dentro de la casa".

El documento, en el que la policía solicitó una orden de arresto contra Poplawski, detalla las circunstancias de la discusión e indica que la madre del atacante llamó a la policía para denunciar que su hijo le estaba "dando un mal rato".

La mujer confrontó al hijo por el incidente del perro, comenzaron a discutir y ella le dijo que llamaría a la policía para echarlo de la casa.

Cuando los primeros policías acudieron a la vivienda por la disputa doméstica, Poplawski, de 22 años, abrió fuego contra ellos.

Tres policías fallecieron, entre ellos uno que llevaba 14 años con el departamento de policía y estaba terminando su jornada laboral. Otros dos resultaron heridos.

"La señora Poplawski dijo que cuando los policías entraron unos tres metros dentro de la vivienda, ella escuchó disparos y vio a su hijo con un rifle en sus manos. En ese momento, bajó corriendo las gradas a preguntarle qué demonios has hecho", indicó el documento policial.

Posteriormente, la mujer permaneció en el sótano de la casa mientras su hijo sostuvo un enfrentamiento de cuatro horas con agentes policiales y de unidades de rescate que acudieron a reforzar al primer equipo, antes de entregarse a las autoridades.

Se trata del primer incidente mortal de la policía local desde 1995.

Poplawski, que se encuentra hospitalizado en un lugar no divulgado por heridas en una pierna, está acusado de homicidio, asalto agravado y otros cargos criminales.

Las autoridades creen que Poplawski, que portaba un chaleco antibalas, hizo más de un centenar de disparos con un rifle AK-47.

Según dijo el sábado el jefe de la policía de Pittsburgh, Nate Harper, la policía ya había acudido a esa vivienda por disputas domésticas en al menos dos ocasiones anteriores.

La madre del atacante dijo a la policía que éste había ingresado en los cuerpos de la Infantería de Marina hace unos años, pero fue expulsado por haber atacado a su supervisor, según el documento divulgado hoy.

Desde entonces, Poplawski había estado almacenando armas y municiones, y se había involucrado en la compra y venta de armamento en Internet, por su creencia de que "ante el colapso económico, la policía no tenía capacidad de proteger a la sociedad", agrega.