Casi 70 jueces están llamados mañana a elegir al juez decano de Málaga

MÁLAGA, 14 (EUROPA PRESS)

Unos 70 jueces de Málaga capital podrán ejercer mañana su derecho al voto para elegir al nuevo juez decano en sustitución del actual, Manuel Caballero Bonald, que lleva cuatro años en el puesto y que no se presenta a la reelección. La junta general de jueces está prevista para las 12.00 horas, en primera convocatoria.

Aunque son 74 los órganos judiciales que hay en la capital malagueña, el todavía juez decano explicó a Europa Press que podrán votar 69 magistrados, porque "quedan excluidos los sustitutos". Asimismo, indicó que los jueces no podrán delegar el voto, por lo que tendrán que estar presentes en la junta.

Al puesto de juez decano optan dos magistrados, el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga, José María Páez, y el del Juzgado de Primera Instancia número 5 (Familia), José Luis Utrera. Caballero Bonald, que comenzó como juez decano en mayo de 2005, no se presenta a la reelección.

En este sentido, consideró que "cuatro años es un tiempo aceptable" y aseguró que "me gusta mi profesión y ser juez es poner sentencias y celebrar juicios". "Hecho de menos la función jurisdiccional", apostilló.

El todavía juez decano hizo un balance "moderadamente positivo" de su tiempo al frente del Juzgado Decano, al asegurar que "ha sido un mandato complicado y de reivindicaciones de la administración de justicia, no sólo por parte de los jueces". Así, recordó que se "estrenó" en el cargo con un paro de funcionarios.

También vivió el traslado a la Ciudad de la Justicia desde siete sedes judiciales diferentes y señaló que se han tenido que ir solucionando "los problemas del edificio, como los olores o los aparcamientos interiores, reivindicación que los jueces aún mantenemos".

Asimismo, indicó que "el momento histórico" de la huelga de jueces "ha sido complicado pero interesante en cuanto al trabajo de juez decano" y consideró que esta reivindicación ha servido para "generar en la opinión pública que esta administración es un servicio público esencial".

Por último, dijo que le hubiese gustado irse con la nueva oficina judicial ya implantada y destacó el "orgullo" de representar a sus compañeros. "He puesto todo mi interés y mi empeño y he estado en contacto continuo con los jueces", concluyó.