El CGPJ expresa su satisfacción por el acuerdo parlamentario para reformar la Justicia

Bravo elude pronunciarse sobre la Jurisdicción Universal porque el CGPJ deberá emitir informe si le remiten las enmiendas

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gabriela Bravo, expresó hoy la satisfacción de este órgano por el acuerdo sobre el proyecto de Ley de implantación de la nueva Oficina Judicial alcanzado por los grupos parlamentarios en el Congreso, si bien eludió pronunciarse sobre el contenido del mismo.

El acuerdo incluye, además de las limitaciones al principio de jurisdicción universal, otros asuntos como la competencia de los jueces en el señalamiento de los juicios y novedades sobre vacaciones y ascensos.

Preguntada sobre la reforma que afectará a las competencias de la Audiencia Nacional en materia de jurisdicción universal, Bravo eludió pronunciarse porque cabe la posibilidad, aunque no existe obligación legal, de que el Parlamento remita al CGPJ las enmiendas que se introduzcan en el Proyecto de Ley, para que éste emita su preceptivo informe, que no es vinculante.

Durante la rueda de prensa celebrada hoy al término del Pleno del CGPJ, Bravo valoró como "muy positivo el acuerdo social" que ha permitido consensuar la reforma de la Justicia destacó que el acuerdo ha sido "fruto de un trabajo intenso" en el que han participado los tres poderes del Estado, las comunidades autónomas y también las asociaciones de jueces.

MEMORIA DEL CGPJ.

La intervención de Bravo ante los medios de comunicación se justificó por la aprobación hoy en el Pleno de la Memoria del Consejo del Poder Judicial relativa a 2008, una actividad de la que el actual órgano de gobierno de los jueces es responsable desde el 23 de septiembre, que es cuando fue renovado.

La Memoria, además de abundantes datos estadísticos sobre la actividad de los tribunales españoles, incluye un "documento político", en palabras de Bravo, con las líneas programáticas que el actual CGPJ desarrollará durante su mandato.

El documento reconoce que "la Justicia española ha sido postergada dentro del conjunto de los poderes del Estado, pues las inversiones en recursos humanos y materiales, aún meritorias, no han sido suficientes".

Por ello, considera que "ha llegado el tiempo de la Justicia" si bien el CGPJ es consciente de que "no se puede resolver en unos años las deficiencias acumuladas durante décadas".

"El Consejo considera que la Administración de Justicia exige una reforma profunda y absoluta: nuevas actitudes, nuevas leyes, nuevos medios materiales, nueva organización", añade el documento, que a continuación pasa enumerar sus prioridades.

Entre ellas, la mejora de la selección y formación de los jueces, la optimización de la actividad judicial (dentro de este capítulo, a finales de junio se espera contar con un estudio pormenorizado de la carga de trabajo en cada órgano), la implantación de la nueva Oficina Judicial, la reestructuración de la planta, la realización de nuevas reformas legislativas procesales y la potenciación de las relaciones con las comunidades autónomas.