El juzgado de Granada rechaza investigar la tumba de Lorca

MADRID (Reuters) - El juzgado de Granada que debía investigar las desapariciones ocurridas durante la Guerra Civil y el franquismo en la provincia, entre ellas la del poeta Federico García Lorca, ha rechazado la inhibición a su favor realizada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, informó el viernes una portavoz judicial.

"La juez ha rechazado la inhibición de Garzón. Considera que no es competente", dijo a Reuters una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Tras declararse competente, Garzón acabó traspasando el pasado noviembre la investigación a los jueces de instrucción de las localidades de 20 provincias donde están ubicadas las fosas ya identificadas. El magistrado tomó la decisión tras declarar extinguida la responsabilidad penal del general Francisco Franco y otros 44 cargos del régimen al comprobar que todos habían muerto.

Durante su investigación, el juez de la Audiencia recibió los nombres de más de 114.000 personas desaparecidas durante el período que va de 1936 a 1939 y hasta diciembre de 1951.

Entre ellos está el poeta granadino, la apertura de cuya fosa llegó a ser autorizada por Garzón antes de que posteriormente fuese paralizada por la Audiencia.

La familia de Lorca siempre se ha mostrado contraria a abrir la tumba del barranco de Viznar donde se cree que está enterrado el poeta desde 1936 junto a otras víctimas de las fuerzas franquistas, ya que considera que la fosa común es evidencia del trato brutal de la dictadura de Franco.

La Audiencia Nacional tiene ahora la posibilidad de pedir al Tribunal Supremo que resuelva sobre la competencia, según la edición online del diario El País.

La decisión del juzgado de Granada se conoce dos días después de que el Supremo abriera un proceso por presunta prevaricación contra Garzón respecto a su gestión del sumario sobre las desapariciones.

El Supremo aceptó de forma unánime la querella de la asociación Manos Limpias, que señalaba que el conocido magistrado prescindió de los procedimientos establecidos y montó un proceso a sabiendas de que no era competente para juzgar el caso.