La Audiencia de Granada confirma la prórroga de la prisión preventiva del presunto asesino de Beatriz Ordóñez

GRANADA, 30 (EUROPA PRESS) La Audiencia Provincial de Granada ha confirmado el auto del Juzgado de Instrucción 2 de Santa Fe (Granada) en el que se acordaba prorrogar la prisión provisional de José Miguel H.G., único acusado del asesinato de la asturiana Beatriz Ordóñez, que en octubre de 2006 fue encontrada muerta en un canal de riego en Vélez de Benaudalla. La Sección Primera ha desestimado así el recurso de apelación que interpuso la defensa contra la resolución por la que se accedía a la petición que ya formuló tanto Fiscalía como la acusación particular de prolongar su estancia en la cárcel, donde el inculpado permanecerá hasta el 13 de noviembre de 2010, lo máximo permitido por la Ley, después de que en 2008 se cumplieran dos años desde su ingreso, el 14 de noviembre de 2006. Según consta en el auto, al que tuvo acceso Europa Press, "pese al tiempo transcurrido" existe "el mismo riesgo de fuga inicial o quizás aún mayor", en tanto que el auto de procesamiento lo fue por un delito de asesinato y otro de agresión sexual, "dos hechos gravísimos que conllevan penas muy elevadas, estándose a la espera de los escritos de acusación y posterior defensa, por lo que se prevé un pronto señalamiento de la causa". Por otro lado, el letrado de la acusación particular, Antonio Fernández Mazzola, ha solicitado al juzgado, mediante un escrito con fecha 25 de marzo, la comparecencia de una persona como testigo protegido o la práctica de las diligencias oportunas, después de que le haya hecho llegar, mediante llamadas anónimas y escritos, información sobre el arma con la que supuestamente el imputado acabó con la vida de la mujer asturiana. Según señaló a Europa Press el abogado, el hombre, que no ha facilitado su identidad y que en principio está dispuesto sólo a declarar como testigo protegido, le ha dado detalles minuciosos sobre las herramientas con las que José Miguel H.G. agredió al parecer a Beatriz Ordóñez, herramientas que cogió de un vehículo junto a unos guantes de látex y que a los pocos días devolvió a su lugar. Beatriz Ordóñez, que mantenía una relación con el procesado, fue hallada muerta el 12 de octubre de 2006 por un hombre que paseaba por la zona, en el viaducto conocido como el 'Partidor de Cañizares', y su cuerpo presentaba cortes y magulladuras. La Fiscalía solicita para el único imputado una pena de 20 años de cárcel por el delito de asesinato mientras que la acusación particular pide un total de 35 años, por asesinato y agresión sexual. La defensa pide la libre absolución sosteniendo que Ordóñez se suicidó.