Retrasada la vista del juicio contra el padre de una de las niñas de Alcàsser para tomar declaración a un magistrado

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS) El titular del juzgado de lo penal número 2 de Valencia retrasó hoy nuevamente la vista contra Fernando García, padre de una de las tres adolescentes asesinadas en Alcàsser (Valencia) en 1992, contra el criminólogo Juan Ignacio Blanco y dos periodistas de Canal 9, por sus afirmaciones en el programa del 'Juí d'Alcàsser', para tomar declaración en su domicilio a uno de los magistrados que interpuso una denuncia. El juez de lo penal adoptó esta decisión tras recibir los informes forenses practicados a dos de los tres magistrados que denunciaron a los cuatro acusados, y que han determinado que uno de ellos no podía prestar declaración por su grave enfermedad, y que el otro lo podía hacer pero desde su domicilio de Villar del Arzobispo (Valencia). Por ello, el juez remitirá un exhorto al partido judicial de Llíria para tomar declaración como testigo al magistrado el próximo viernes, 27 de marzo. Hasta allí se desplazarán los letrados de las acusaciones --aunque no sus representados--, mientras que el ministerio fiscal decidió remitir sus preguntas por escrito. Tras ello, previsiblemente el 6 de abril, se celebrará una vista con la lectura de los informes definitivos. La vista ya fue aplazada el pasado 4 de marzo hasta que se dispusieran de los informes forenses practicados a los dos magistrados que denunciaron a los cuatro acusados. El juez tuvo que retrasar la vista ante la petición de dos exámenes forenses a los dos magistrados que, debido a encontrarse de baja por enfermedad, no pudieron asistir a prestar declaración. Previamente, el día anterior, ya prestó declaración ante el juez la tercera de las magistradas compañera de ambos, quien afirmó que no podía contestar si las críticas vertidas por García sobre la sentencia dictada eran "legítimas", así como a la pregunta de si pensaba que éste tenía que ir a prisión, puesto que era una testigo. Recordó, en ese momento, que había renunciado a la indemnización y que no podía perdonar. Por todo, la vista se retomará el 6 de abril, día en que está previsto en que, tras tomar haber tomado declaración al magistrado que falta, se lean los informes definitivos y se dé por concluido el juicio practicado contra García, Blanco y los dos periodistas de la televisión autonómica valenciana por las declaraciones vertidas contra él, la Guardia Civil y los magistrados que juzgaron y condenaron a Miguel Ricart a 170 años de cárcel por el asesinato, rapto y violación de las tres jóvenes de Alcàsser. El ministerio fiscal acusa a García, Blanco y los periodistas Ferrán Pérez y Amalia Garrigós --los dos primeros como autores directos y los otros dos como cooperadores necesarios-- por ocho delitos continuados de calumnias cometidas contra Beltrán, el tribunal y los cuatro médicos forenses. En total, pide para Blanco y García 113.400 euros de multa por las injurias y 16 años de cárcel para cada uno de ellos por las calumnias. Para cada uno de los dos periodistas acusados reclama cuatro años de cárcel y 64.800 euros por las calumnias y las injurias respectivamente.