Tres supervivientes del siniestro declara en Madrid ante el juez que instruye la investigación

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Tres supervivientes del accidente del avión de Spanair siniestrado el pasado 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas declararon hoy ante el juez que instruye la investigación del siniestro en el que perdieron la vida 154 personas.

Ocho meses después del trágico accidente, los pasajeros que sobrevivieron a la catástrofe tendrán que rememorar la dramática experiencia vivida ese día. El pasado 2 de diciembre, el juez Javier Pérez comenzó los interrogatorios de los afectados con la declaración de tres heridos.

María Loreto Mercedes, una de los 18 supervivientes que perdió a su hija de 23 años, se quejó de la tardanza de los equipos de rescate, al estimar que llegaron a los 40 minutos de haberse producido el impacto. No obstante, los bomberos que acudieron en el primer operativo sostienen que tardaron tres minutos desde que sonó el aviso de la Torre de Control.

Además, Loreto criticó el diseño de la pista 36L de la Terminal 4 por estar al lado de "una vaguada, un río y una zona arbolada" y que los controladores de la Torre no se percatasen del impacto cuando el avión estaba en la cabecera de la pista.

Esta mujer de 57 años, que sufrió fracturas en las rodillas, en las piernas, en el rostro y en los tobillos, volvió hoy a los Juzgados de Instrucción de Madrid para someterse de nuevo a un examen forense, al igual que los heridos que comparecieron en diciembre y los citados hoy en Madrid.

Por ahora, el magistrado mantiene imputados a dos técnicos de Spanair, entre ellos el jefe de mantenimiento de la compañía en Barajas, como responsables de 154 homicidios imprudentes y 18 lesiones imprudentes.