20.- Suspendido un segundo policía por una grabación que revela nuevas agresiones injustificadas a una manifestante

LONDRES, 15 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán)

Un policía británico ha sido suspendido por una supuesta agresión injustificada a una mujer que participaba en las manifestaciones convocadas en el distrito financiero de Londres con motivo de la celebración de la cumbre del G-20, en lo que supone ya la segunda decisión de esta categoría en menos de una semana.

Tras la suspensión inicial al agente de Scotland Yard que atacó al ciudadano Ian Tomlinson, quien falleció minutos después de un infarto, una nueva grabación revela la reacción desmedida de otro miembro de la Policía Metropolitana de Londres, que afronta ya un severo cuestionamiento a raíz de su respuesta en las protestas del 1 de abril.

El vídeo, que habría sido tomado la jornada posterior, muestra cómo el policía golpea con la mano a una mujer de mediana edad en la cara y, posteriormente, la agrede en las piernas con la porra mientras le grita que se vaya. Además, en esta ocasión, a diferencia de la de Tomlinson, en la que el autor decidió presentarse voluntariamente tras cinco días de investigación, el oficial tiene la cara descubierta y su número es visible, si bien la policía no aclaró cómo fue identificado.

La Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC, por sus siglas en inglés) ya se ha hecho cargo del caso, sumándolo así al de la víctima del paro cardíaco, quien ya se ha convertido en Reino Unido en un símbolo de los activistas que denuncian los excesos de la policía, entre los que figuraba la agredida en esta ocasión.

GRABACIÓN

La grabación de la agresión a la mujer, que participaba a mediodía del 2 de abril en una vigila en homenaje a Tomlinson, se había colgado inicialmente en YouTube, pero posteriormente fue entregada al regulador policial británico, según confirmó un portavoz de Scotland Yard, que añadió que el agente había sido ya identificado y suspendido "a la espera de una investigación más profunda".

El oficial ostentaba el rango de sargento en el denominado grupo de apoyo territorial, el mismo al que pertenecía el primero de los suspendidos, y su acción ha despertado "profunda preocupación" en las fuerzas de seguridad, que reconocieron en un comunicado que "cada agente es responsable ante la ley y plenamente consciente del escrutinio al que sus acciones puede estar sometido".

Por su parte, la IPCC avanzó que evaluará la nueva polémica "de la mejor manera para proceder a una investigación sobre las acciones del policía implicado", que han salido a la luz a raíz de las denuncias en los medios de comunicación y las grabaciones de los presentes, en este caso un joven de 25 años que declaró que "los policías tienen que responder" de sus acciones.

CORRECCIÓN

En este contexto, la propia IPCC tuvo que corregir ayer a su presidente, Nick Hardwick, y admitió que durante las manifestaciones previas a la cumbre del G-20 había cámaras de los circuitos CCTV en el área en la que se produjo la agresión a Ian Tomlinson,

Hardwick había descartado el pasado jueves nuevas grabaciones en base a que no había cámaras, pero la IPCC aclaró que aunque su presidente creía que así era, aparentemente sí se encontraban algunas en la zona. Un portavoz explicó que ya se han hecho los esfuerzos para recuperar las imágenes tanto por parte de la Corporation of London como de los negocios privados de la zona.

Además, la Policía de la City de Londres desarrolla también una "investigación íntegra" posterior a los acontecimientos sobre "los delitos cometidos ese día", según un portavoz del cuerpo que confirmó el procesado de los 124 arrestos que en total se acometieron y la identificación de sospechosos. "Todo material supervisado que dé cuenta de lo que se considera un uso excesivo de la fuerza por parte de los agentes bajo los estándares en la materia se hará saber", concluyó.