ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Absuelto un acusado de violar a una turista en el Sacromonte (Granada) por ser consentidas las relaciones

GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha absuelto a un hombre de 36 años, de profesión cocinero y nacionalidad venezolana, que estaba acusado de agredir sexualmente a una turista inglesa en una cueva del Sacromonte, al considerar el tribunal que las relaciones fueron consentidas.

En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se considera probado que en las primeras horas de la madrugada del 29 de mayo de 2006 el procesado acudió al apartamento del complejo hotelero 'Cuevas de Verea' en compañía de una de sus huéspedes, una británica de 35 años residente en Manchester, que fue quien lo invitó.

Una vez allí mantuvieron relaciones sexuales, sin que haya "prueba de cargo demostrativa" de que fuera obtenida mediante acto violento, máxime, entiende la Sala, cuando así lo reflejaron los forenses el parte médico que se acompañaba a la denuncia.

Se ratifica así la explicación que ya diera el ahora absuelto, que se enfrentaba una petición fiscal de siete años y medio de prisión, durante la vista oral, celebrada el pasado 14 de mayo en la Sección Primera de la Audiencia de Granada.

Negó haber forzado a la turista y explicó a la Sala que conoció a la mujer en el bar en el que trabajaba como cocinero, local donde quedaron al día siguiente del primer encuentro para salir juntos. Fue la noche en la que salieron cuando, después de tomarse unas cervezas, decidieron ir a a la cueva-hotel, donde tuvieron relaciones sexuales consentidas.

Una vez culminadas, ella se fumó unos cigarrillos en el sofá, donde el acusado intentó iniciar una nueva relación, a lo que la mujer dijo 'Stop', momento en el que, según aseguró el inculpado, él paró accediendo a su solicitud. Después de dejarle escrito en un papel su correo electrónico y su teléfono, él, según dijo, se marchó, puesto que además le esperaba su pareja en casa.

Al día siguiente, el procesado fue a despedirse de la turista, que se marchaba ese día para Manchester, pero ella le dijo que no quería saber nada de él.

Preguntado entonces por qué razón creía que podía tener la mujer para denunciar unos hechos que no son ciertos, el acusado, que dijo haberse hecho esa pregunta muchas veces, atribuyó el asunto a un "acto de inmadurez".

La turista, única testigo propuesta, no acudió a la vista, puesto que se encontraba en el extranjero, un hecho que también recoge el tribunal en su fallo, por lo que se entiende no ratificada la denuncia que entonces interpuso la inglesa en Manchester.