Absueltos los seis imputados por la muerte de dos trabajadores en Metro de Madrid en 2006

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal nº 26 de Madrid ha absuelto a los seis imputados por el accidente de Metro del pasado el 10 de abril de 2006, donde dos trabajadores de la compañía fallecieron tras ser arrollados por un vehículo auxiliar en la estación de Puerta del Ángel, al considerar el juez que no se puede determinar que los acusados sean responsables de lo sucedido.

Según informó a Europa Press Solidaridad Obrera, esta sentencia es "bochornosa" y un "nuevo ultraje a las víctimas" porque los dos trabajadores, Juan José Cañedo y Miguel Ángel Muñoz Manchado, murieron en su puesto de trabajo por el impacto de un vehículo "descontrolado, sin que nadie, a pesar de saberlo con antelación, les avisase del peligro que se avecinaba".

Los hechos enjuiciados se remontan al 10 de abril de 2006, cuando alrededor de las tres de la madrugada un tren de carga que se había estacionado en Moncloa se desenfrenó y mató a dos trabajadores de la obras que se estaban realizando entonces en el subterráneo. El atropello se produjo a la altura de la estación de Puerta del Ángel después de que el tren colisionara contra una plataforma donde trabajaban los dos fallecidos.

En el banquillo se sentó el conductor de Metro acusado de dos delitos de imprudencia grave, así como los directivos y el técnico de contrata Eurocontrol acusados de un delito de infracción de las Normas de Prevención de Riesgos Laborales y dos delitos de imprudencia grave.

Entre los cuatro altos directivos de Metro de Madrid se encuentran la jefa de la Unidad de Ingeniería de Material Móvil; el responsable de la Unidad de Prevención y Salud Laboral; el responsable de la Unidad de Mantenimiento Móvil; el gerente de formación. La Fiscalía de Madrid sólo formula acusación contra el maquinista y la jefa de Material Móvil.

CARENCIAS EN SEGURIDAD

A juicio del sindicato, el juez no ha querido tener en cuenta "las numerosas deficiencias y carencias en materia de seguridad y prevención de riesgos laborales, de exclusiva responsabilidad de Metro de Madrid, que se demostraron en el juicio".

"El juez ha preferido optar por lo que menos le complicaba, por lo que es increíble, por recoger únicamente los postulados defendidos por los imputados: que todo estaba bien, que no fallaron los frenos, y que puede que alguien (aunque no hay evidencias ni se ha demostrado) manipulase los mandos para que el T4 --vehículo auxiliar-- se precipitase por las vías", señaló.

Además, criticó que la viuda de uno de los fallecidos, Margarita Llofriu, y sus dos hijas menores de edad no percibirán indemnización alguna. "De lo único que nos alegramos sinceramente en esta sentencia es de la absolución del compañero conductor, ya que si hubiese sido condenado habrían sumado una nueva injusticia a la de las muertes de nuestros dos compañeros en su puesto de trabajo", añadieron.

Sin embargo, por el contrario, consideraron que la absolución de los cuatro directivos de Metro es una tremenda injusticia porque "fue la negligencia empresarial la que posibilitó estas muertes". "Desde Solidaridad Obrera seguiremos luchando al lado de los familiares", aseveraron, al tiempo que recordaron que queda la posibilidad de recurso de Apelación y/o un nuevo procedimiento civil.

Por su parte, un portavoz de Metro de Madrid señaló a Europa Press que la compañía valora "positivamente" la sentencia, ya que finalmente se ha demostrado "que no había responsabilidad por parte de los trabajadores de Metro".