ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Austria.- Fritzl admite su culpabilidad en todos los cargos que se le imputan y expresa su pesar por lo ocurrido

Un diario asegura que Elisabeth estuvo presente ayer de incógnico en el tribunal VIENA, 18 (EUROPA PRESS) Josef Fritzl, el austríaco que secuestró durante 24 años a su hija y que tuvo siete hijos con ella, ha rectificado su declaración inicial y ha admitido su culpabilidad de todos los cargos en el tercer día del juicio que se está celebrando en la localidad de Sankt Polten, según informaron los medios de comunicación locales. Fritzl, de 73 años, ha admitido los cargos de violación, incesto, homicidio y esclavización. Inicialmente había admitido el cargo de incesto y se había declarado parcialmente culpable del de violación, pero negó el de homicidio, relacionado con la muerte de uno de sus hijos poco después de nacer. "Me declaro culpable y lo lamento", declaró el conocido como el 'monstruo de Amstetten', reconociendo así los delitos que se le imputaban y por los que, de ser declarado culpable, pasará el resto de su vida en prisión. En el caso de la acusación por esclavitud, de ser confirmada, sería la primera sentencia en Austria por este delito desde los años 70 del siglo pasado, y que había hecho que se le diera por 'muerto'. En cuanto a la muerte en el sótano de uno de los dos gemelos que dio a luz Elisabeth, Fritzl también admitió su culpa. "No sé por qué no le ayudé", afirmó, según la agencia APA. "Yo esperaba que aguntara", confió. "Me declaro culpable, debería haber sabido que el bebé estaba mal", añadió. Fritzl, cuya sentencia podría conocerse mañana mismo, entró hoy al tribunal con la cara descubierta, después de que en los dos días anteriores lo hiciera tapándose con un archivador, y escoltado por diez agentes, sin que se permitiera a las cámaras en esta ocasión filmar su llegada. Elisabeth y sus seis hijos, tres de los cuales viviern con ella en todo momento en el sótano debajo de la casa de sus padres, que criaron al resto, residen actualmente en un lugar no precisado de Austria con nuevas identidades. Según informa hoy el diario austríaco 'Kurier', Elisabeth, que durante el proceso se encuentra junto con sus hijos en una clínica en Amstetten, estuvo ayer presente de incógnico durante la audiencia, en la que su padre pudo escuchar su testimonio gravado sobre sus 24 años de cautiverio. De acuerdo con el diario, fuentes de la clínica indicaron que la hija de Fritzl prevé escribir un libro sobre su dramática experiencia y quería tener algunas impresiones del proceso.