Chevron cree que el juicio ambiental en Ecuador busca "extraer dinero" a la compañía

  • Washington, 29 abr (EFE).- La petrolera Chevron-Texaco dijo hoy que el juicio que se sigue en Ecuador por los supuestos daños que causó Texaco durante el periodo que operó en una zona del Amazonas busca "extraer dinero de manera fraudulenta de una empresa internacional".

Chevron cree que el juicio ambiental en Ecuador busca "extraer dinero" a la compañía

Chevron cree que el juicio ambiental en Ecuador busca "extraer dinero" a la compañía

Washington, 29 abr (EFE).- La petrolera Chevron-Texaco dijo hoy que el juicio que se sigue en Ecuador por los supuestos daños que causó Texaco durante el periodo que operó en una zona del Amazonas busca "extraer dinero de manera fraudulenta de una empresa internacional".

Los demandantes exigen a la petrolera el pago de 27.000 millones de dólares para limpiar la zona y reparar los daños causados a la población por las actividades de Texaco entre 1975 y 1995, que vinculan los vertidos con el aumento de casos de cáncer.

El portavoz de la compañía, Jim Craig, aseguró que es falso que la compañía causara la contaminación y recordó que antes de salir del país hizo una inversión de 40 millones de dólares para limpiar las piscinas de petróleo en la zona en la que operó la compañía.

Craig denunció que los abogados de los demandantes han creado la organización "Amazon Defense Coalition" en defensa de los intereses de las comunidades indígenas del Amazonas, como instrumento de presión.

Según explicó a Efe, este grupo, que dice representar a 30.000 indígenas, ha sido nombrado el beneficiario de cualquier posible pago de las indemnizaciones que podría pagar Chevron.

Sin embargo, Craig se preguntó: "¿quién recibirá este dinero si no han nombrado una víctima en el juicio?" y subrayó que los demandantes no son las comunidades indígenas sino un grupo de 48 particulares.

El abogado de los demandantes, Steven Donziger, compareció el martes en la comisión de Derechos Humanos Tom Lantos del Congreso estadounidense copresidida por el congresista Jim McGovern, quien visitó la zona en 2008 invitado por la organización y trasladó su apoyo a la causa.

"El congresista McGovern está mal informado del caso, lamentablemente ha sido engañado por unos abogados que el único interés que tienen es enriquecerse brutalmente de una empresa que jamás operó en Ecuador", ya que Chevron compró Texaco en 2001.

Craig calificó de "fraudulento" el proceso que se está llevando a cabo en la corte de Lago Agrio, en Ecuador, y lamentó las "interferencias políticas" del Gobierno del país.

"La interferencia viene del Gobierno ecuatoriano, hay una presión enorme en Ecuador", dijo Craig, quien lamentó que hayan cedido al Grupo de Defensa de la Amazonía.

La ONG denuncia que han aumentado los casos de cáncer entre los pobladores de la región donde operó la compañía y que algunas comunidades indígenas han tenido que trasladarse huyendo de las aguas contaminadas.

Sin embargo, Craig lamentó que entre las pruebas que se han presentado no hay ningún informe médico "sino una encuesta social hecha a los pobladores con preguntas como cuánto cree que debe recibir de la empresa por las enfermedades causadas".

El portavoz dijo que los estudios que ha hecho la compañía en la región no dan los mismos resultados y señaló que los datos del instituto de estadística de Ecuador indican que no hay un mayor índice de cáncer en la región Oriental que en otras regiones.

"Si ellos tienen casos de cáncer que los presenten y no que hagan informe sobre poblaciones. El único estudio presentado es el de un doctor que él mismo dice que no se puede probar la causa de los casos", dijo.

Craig consideró que el objetivo de este grupo es "aumentar aún más la presión política induciendo a que se involucre el Congreso estadounidense", lo que consideró "una aberración de la justicia".

El caso de Lago Agrio "es el de una empresa privada que está siendo demandada por 48 ecuatorianos, no tiene por qué involucrarse ni el Gobierno, ni el Congreso".

"Chevron no ha intentado involucrar al Gobierno, lo que están pretendiendo hacer es simplemente aumentar la presión política hasta que la empresa les escriba un cheque", agregó.