Defensa del joven condenado por asesinar a otro en Benalmádena recurrirá la sentencia

MÁLAGA, 20 (EUROPA PRESS)

El letrado del joven condenado por la Audiencia de Málaga por el asesinato de otro a la salida de una discoteca del municipio malagueño de Benalmádena en la madrugada del 18 de noviembre de 2007 tiene previsto recurrir la sentencia que lo condenó a una pena de 17 años y medio de prisión, según informaron fuentes de su defensa.

Las fuentes explicaron en declaraciones a Europa Press que el recurso, que tendrá que resolver el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), seguirá los mismos argumentos expuestos durante el juicio con jurado, en el que el acusado mantuvo su inocencia, al negar haber sido autor de los hechos.

Esta sentencia se dictó después de que un jurado popular declarara al acusado, de 22 años y nacido en Mijas (Málaga), culpable de un delito de asesinato por mayoría de siete votos a dos, al tener en cuenta, fundamentalmente, la declaración de la testigo presencial de los hechos, quien testificó "de manera coherente" y señaló "sin dudas" al procesado como autor.

Además, se le impuso el pago de una indemnización a la familia de la víctima de 180.000 euros. La resolución, a la que tuvo acceso Europa Press, declaró probado que el acusado, junto con un menor de edad, que fue juzgado y absuelto por un juzgado de menores, aunque la sentencia está recurrida, tuvieron una discusión en las inmediaciones de una discoteca de Benalmádena con dos parejas de jóvenes, conocidos de la víctima.

Como consecuencia, el acusado y su acompañante salieron huyendo y fueron perseguidos por los dos chicos, mientras que la novia de uno de ellos se había quedado sola y se encontró con la víctima, yendo ambos a buscar a los demás. Cuando se encontraron con el acusado y su amigo, el joven recibió del procesado una puñalada con una profundidad suficiente como para alcanzar el corazón a nivel del hemotórax.

A consecuencia de esto, el joven cayó al suelo, tras lo que el acusado, que "utilizó un arma blanca que no ha sido localizada", huyó junto con el menor hasta su vehículo, chocando luego con un bordillo de la acera al tratar de girar por una calle sin salida, momento en el que fueron detenidos por agentes de la Policía Local, quienes declararon que los dos jóvenes estaban escondidos, según los hechos probados.

El jurado rechazó la versión del procesado, que reconoció el primer incidente aunque aseguró que tras esto se fueron al coche y, callejeando, tuvieron el accidente. La sentencia indica que ambos "no pudieron materialmente haberse dirigido directamente al vehículo porque no les habrían dejado sus perseguidores".

Para el orden cronológico de los hechos se tuvieron en cuenta las horas de llamadas a los servicios médicos, en el caso de los amigos, y a la grúa por parte del acusado. El magistrado-presidente del Tribunal señala que "existe una contundente y decidida prueba directa en contra representada por el testimonio de la testigo y otros elementos probatorios que podrían encuadrarse en la doctrina de prueba indiciaria".