Detienen en Girona al tercer miembro de una banda que atracaba empresas a mano armada

Uno de los arrestados estuvo evadido de la cárcel desde septiembre 2007 hasta enero

GIRONA, 12 (EUROPA PRESS)

Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer en Girona al tercer integrante de una banda de ladrones que atracaba a mano armada a empresas de máquinas recreativas, a la que da definitivamente por desarticulada.

Según informó hoy la policía catalana, se trata de Bogdan N., rumano de 28 años vecino de Girona, a quien imputan un robo con violencia e intimidación en Lloret de Mar el 25 enero de 2008 y otro en Lleida el 7 de marzo de 2008, y otro en grado de tentativa en Mataró el 29 de noviembre de 2007.

Uno de los miembros de la banda, que fue detenido en enero, Jordi G.T., español de 51 años, cumplía condena en Girona por atracar una empresa de máquinas recreativas de Palafrugell en septiembre de 2002, pero cinco años después decidió no volver a la prisión, cuando disponía del tercer grado.

Fue detenido el 26 de enero en Barcelona cuando visitaba a su hijo recién nacido en el Hospital del Mar de Barcelona y, tras pasar a disposición judicial, se le decretó prisión provisional.

Varios días después de su detención, los Mossos arrestaron a otro integrante de la banda, Salvador F.B., español de 51 años vecino de Girona, a quien atribuyen dos atracos, uno en Salt (Girona) y otro en Lleida, en colaboración con el evadido, Jordi G.T., de la misma edad, que llegó a cometer seis entre 2007 y 2008 --en Olot, Pals, Lloret de Mar (Girona), dos en Lleida y uno en Mataró (Barcelona) en grado de tentativa--.

La investigación no se dio por cerrada a la espera de detener al tercer implicado, que no tiene antecedentes y que pasará hoy a disposición del Juzgado de Instrucción de Girona en funciones de guardia.

El 'modus operandi' de Jordi G.T. fue siempre prácticamente idéntico: no actuaba solo, usaba barba y nariz postizas, preparaba meticulosamente sus golpes --en algunos casos llamó previamente a las empresas para asegurarse de que había alguien-- y en ocasiones se hacía pasar por un mensajero, ataba a las víctimas con bridas y huía con uno de sus coches.

En cuatro de los casos --el 2007 en Lleida y en Barcelona y el 2008 en Lloret de Mar y en Olot (Girona)-- atracó en empresas que explotaban máquinas recreativas, mientras que en marzo de 2008 asaltó una empresa de cocinas en Lleida y en octubre del mismo año, unas oficinas desde las que se gestionan varios supermercados en Pals (Girona).