El acusado de asesinar a un rumano por error reconoce que le asestó tres navajazos

  • Murcia, 25 may (EFE).- Juan O.C., al que se juzga en la Audiencia Provincial de Murcia por un jurado popular por el asesinato de un rumano, ha reconocido hoy que le asestó tres navajazos y que se equivocó de víctima, ya que al que realmente quería quitar la vida era a su hermano, con el que se encontraba enemistado.

Murcia, 25 may (EFE).- Juan O.C., al que se juzga en la Audiencia Provincial de Murcia por un jurado popular por el asesinato de un rumano, ha reconocido hoy que le asestó tres navajazos y que se equivocó de víctima, ya que al que realmente quería quitar la vida era a su hermano, con el que se encontraba enemistado.

O.C., para quien el fiscal solicita una condena de 16 años de prisión por un delito de asesinato ocurrido en la pedanía murciana de Espinardo en mayo de 2007, ha señalado que cuando vio en la calle al que consideraba que era la persona con la que había discutido un año antes, subió "a casa para coger la navaja".

Ha añadido que "con el arma en la mano, bajé directo para matarlo, lo que hice de tres pinchazos", uno de los cuales, según reveló la autopsia, alcanzó a la víctima en un brazo y los otros dos en el tórax y en la cavidad abdominal, causándole la muerte a los pocos minutos.

El procesado ha revelado también a los miembros del jurado que el fallecido no tuvo la menor posibilidad de huir, porque cuando le atacó se encontraba en un banco público sentado al revés, de manera que el respaldo le impedía poder escapar del lugar.

Juan O., que tenía 20 años cuando ocurrieron los hechos, ha señalado en otro momento de su declaración que al volver a casa tras el crimen, su padre le dijo que "a lo hecho pecho" por lo que "bajé al lugar y reconocí a la Policía que yo había sido el autor de las puñaladas".

El fiscal pide para el acusado 16 años de cárcel y 66.000 euros de indemnización para los herederos del fallecido, cuyo letrado pide 20 años y 90.000 euros, mientras que la defensa considera que los hechos constituyen un delito de homicidio y solicita cinco años de cárcel.

Tras esta segunda sesión del juicio, en la que han declarado varios testigos y se ha practicado la prueba pericial, la vista continuará mañana con la entrega del veredicto a los jurados.