El acusado de matar a una menor en Tenerife reconoce el asesinato pero niega que la violase

  • Santa Cruz de Tenerife, 14 may (EFE).- Las forenses que realizaron la autopsia al cadáver de la niña de 15 años Fernanda Fabiola Urzúa afirmaron hoy que probablemente hubo "algún asalto sexual", hecho que fue negado por el acusado Héctor Fabio Franco, que en su última intervención reconoció que mató a la menor pero negó que la violase.

Santa Cruz de Tenerife, 14 may (EFE).- Las forenses que realizaron la autopsia al cadáver de la niña de 15 años Fernanda Fabiola Urzúa afirmaron hoy que probablemente hubo "algún asalto sexual", hecho que fue negado por el acusado Héctor Fabio Franco, que en su última intervención reconoció que mató a la menor pero negó que la violase.

En la última sesión del juicio que se sigue contra Héctor Fabio Franco, como presunto autor de la muerte en julio de 2007 de la niña de origen chileno, el acusado pidió perdón a la familia de la menor, reconoció que cometió un delito y que lo va pagar con muchos años de cárcel pero insistió en que no cometió ninguna violación.

En la sesión de hoy, las forenses destacaron la complejidad que supuso realizar la autopsia debido al estado de descomposición en el que se encontraba el cuerpo por haber estado a la intemperie siete días, en los que se registraron altas temperaturas y altos índices de humedad.

Subrayaron que la asfixia fue la causa determinante de la muerte de la menor aunque resaltaron que el cuerpo presentaba múltiples lesiones, y en concreto en el cráneo había una fractura en la zona occipital que, según las forenses, no se pudo provocar con una simple caída sino por el golpe con un objeto contundente.

Las técnicas afirmaron que el estado en el que se encontraba el cadáver no permite hacer una secuencia de cómo se produjo la muerte, pero señalaron que hay indicios de que la víctima se resistió y luchó.

Respecto a una posible agresión sexual, una de las forenses recordó que el cuerpo tenía el pantalón y las bragas bajadas pero de una forma que demuestra que no se las bajó de forma voluntaria ni debido al arrastre del cuerpo de un lado a otro.

Relató que el estado del cuerpo dificultó el análisis de la zona genital pero señaló que su experiencia forense le demuestra que hubo un intento de asalto sexual "no sabemos si consumado o no".

Un técnico del Instituto de Toxicología indicó que en los restos analizados no se encontraron pruebas de semen ni restos masculinos en el cuerpo de la víctima, y señaló que las fracturas encontradas en el cráneo no le pudieron producir la muerte.

Tras los testimonios periciales, las partes expusieron sus conclusiones y la fiscal mantuvo su petición de condena de 17 años y seis meses de prisión para el acusado, al que le atribuye un delito de asesinato con alevosía.

Para la fiscal la chica no tuvo oportunidad de defenderse de la agresión del acusado, que primero la dejó semiinconsciente y después sabiendo que está viva la golpeó con piedras, lo que constata, dijo, que la muerte se pudo deber a una combinación entre la asfixia y las lesiones que se produjeron en la cabeza.

La acusación particular, que representa al padre de la niña, mantuvo su petición de pena máxima de 25 años por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, y aseguró que el acusado aquel día salió de su casa "a buscar algo".

El letrado indicó que el acusado reconoció a la Guardia Civil que era peligroso porque "le gustaban las niñas" y apuntó como una de las causas de la muerte que éste le asfixiara tras golpearla.

La acusación popular, que representa al Instituto Canario de la Mujer, indicó que el acusado pretende presentarse como un ser débil pero debajo de esa apariencia, agregó, hay una persona que mató de una forma vil a una niña.

La abogada mantuvo la petición de 25 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, y subrayó que el acusado actuó con frialdad.

La defensa afirmó que no hubo ningún móvil sexual en la muerte de Fernanda, indicó que su defendido pensó que tras quedar inconsciente la niña ya no estaba viva y la lanzó por un barranco, y señaló que si no llega a colaborar y decir dónde estaba el cuerpo éste no se hubiese encontrado.

En su opinión, de las declaraciones realizadas por el acusado la más coherente es la que realizó en el juicio y coincide, dijo, con los testimonios de muchos testigos.

La defensa mantuvo la petición de pena por un delito de homicidio con los atenuantes de arrebato, confesión y dilaciones indebidas.

La vista se reanudará mañana con la deliberación del jurado popular.