El ex marido y el abogado de Carrascosa creen que su libertad solo depende de ella

  • Nueva York, 29 abr (EFE).- El abogado de la española María José Carrascosa, presa en EEUU desde hace más de dos años por una batalla legal sobre la custodia de su hija, y su ex marido, Peter Innes, coincidieron hoy en que su liberación ya sólo depende de ella.

El ex marido y el abogado de Carrascosa creen que su libertad solo depende de ella

El ex marido y el abogado de Carrascosa creen que su libertad solo depende de ella

Nueva York, 29 abr (EFE).- El abogado de la española María José Carrascosa, presa en EEUU desde hace más de dos años por una batalla legal sobre la custodia de su hija, y su ex marido, Peter Innes, coincidieron hoy en que su liberación ya sólo depende de ella.

"Existe un escrito de acuerdo que establece la custodia para ella y visitas para él y que incluso cuenta con el visto bueno de la Fiscalía de Estados Unidos, así que ahora depende de ella aceptarlo", explicó hoy a Efe el abogado español de Carrascosa, Marcos García Montes, quien adelantó que su salida de prisión "podría producirse hoy mismo".

El estadounidense Peter Innes, ex marido de la española y padre de la hija de ambos, confirmó hoy a Efe que efectivamente "se ha propuesto un acuerdo como resultado de la reunión celebrada la semana pasada en La Haya".

A aquella reunión acudieron representantes de todas las partes implicadas y de la Justicia estadounidense y española, para tratar de impulsar la solución de un problema en el que existe conflicto de competencias jurisdiccionales.

"Todos los que atendieron la reunión, jueces y diplomáticos estadounidenses y españoles, apoyan ese acuerdo", explicó Innes, quien no quiso desvelar sus detalles, aunque sí apuntó que "responde al mejor interés de mi hija Victoria y de la señora Carrascosa, por lo que yo lo he aceptado".

"Todos los que estamos implicados, incluido yo, queremos que Carrascosa salga de la cárcel inmediatamente", agregó.

Hasta el momento, la española siempre se ha negado a aceptar un acuerdo extrajudicial con su ex marido, pese a que el borrador manejado en las últimas semanas establece la custodia de la niña para la madre y fija un régimen de vistas para el padre.

Por ello, el abogado español de Carrascosa se encuentra en Hackensack (Nueva Jersey), donde está previsto que la presa asista hoy a una vista judicial del proceso que se sigue contra ella en EEUU por ocho delitos de interferencia en la custodia de su hija y uno de desacato.

La vista tiene un carácter técnico, ya que estaba previsto que se limitase a estudiar de nuevo los testigos que tanto su defensa como la Fiscalía planean presentar durante el juicio.

Sin embargo, García Montes aprovecha la oportunidad para reunirse estos días con su defendida, así como con el cónsul español en Nueva York, Fernando Villalonga, y las fiscales de menores de España y Nueva Jersey, con el ánimo facilitar que Carrascosa acepte el acuerdo.

"Si lo acepta, yo ya he pedido la libertad condicional de María José, así que podría salir hoy mismo de la cárcel", explicó a Efe García Montes, quien sin embargo no quiso pronunciarse sobre si su defendida había suavizado su postura en las últimas semanas.

Al respecto, Innes añadió que "sinceramente" espera que su ex esposa "también acepte este acuerdo y así sea sacada de la cárcel. Sólo entonces mi hija disfrutará tanto de su madre como de su padre, que es lo que yo siempre he querido", dijo.

En su opinión, "si lo rechaza, se quedará en prisión" y él seguirá luchando en los tribunales por la custodia de su hija. "En cualquiera de los casos, yo pronto podré ver a mi hija", aseguró.

A la vista de hoy en Hackensack también está previsto que asista la hermana de Carrascosa, Victoria, que tradicionalmente se ha mostrado a favor de que su hermana acceda a alcanzar un acuerdo, por lo que ésta también podría tratar de influir en María José para acelerar el proceso.

Desde que María José Carrascosa fue encarcelada en Estados Unidos, las autoridades de este país siempre han defendido que su libertad estaba en manos de ella, quien sólo tenía que aceptar traer a Estados Unidos a la niña, que ahora vive con sus abuelos en Valencia y acatar lo que ya estableció en su día un tribunal de familia sobre la separación de ambos.