El juez absuelve 'in voce' en Córdoba a unos padres acusados de no llevar a su hija a clase

CÓRDOBA, 26 (EUROPA PRESS) El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Córdoba ha absuelto 'in voce' a unos padres acusados por un presunto delito de abandono de familia cometido por las faltas reiteradas de su hija a clase, al considerar que "no ha existido despreocupación por parte de los padres". El juez manifestó que "hay circunstancias que son irremediables", por lo que estimó que "el derecho penal está para castigar conductas reprochables", hecho que, según dijo, no se da en este caso, teniendo en cuenta que la menor, de 14 años, estaba embarazada, y tanto ella como los padres se excusaron en que le daba vergüenza acudir así al instituto y después tenía que cuidar de su hijo. Por su parte, el ministerio fiscal, que pedía cuatro meses de prisión para cada uno, modificó su calificación provisional y estimó que con las declaraciones de los acusados y los testigos no queda claro que la actitud haya sido de despreocupación y pasividad, por lo que sería de aplicación el 'in dubio pro reo', lo que llevaría a la absolución. Por su parte, la defensa de los procesados se adhirió al informe del ministerio público. La menor, nacida en 1991, estaba matriculada durante el curso académico 2005-2006 en un instituto de enseñanza secundaria de Almodóvar del Río (Córdoba), aunque faltaba habitualmente a clase bajo la justificación de encontrarse embarazada. Durante el periodo comprendido entre el 19 de septiembre de 2005 y el 30 de mayo de 2006, los docentes contabilizaron un total de 150 faltas. Y, a pesar de que la menor no alcanzó los 16 años, en el siguiente curso escolar no se matriculó. La madre explicó hoy durante la vista oral que le decía que fuera a clase, pero ella estaba avergonzada por el embarazo, no quería ir y una vez que dio a luz prefería quedarse con su niño antes que ir al instituto. El padre manifestó lo mismo y apuntó que "eso era una guerra constante" porque le decían que tenía que ir a clase, pero ella se oponía. Por su parte, el que era director del centro declaró que la madre le dijo sobre el absentismo que era una costumbre de su cultura. De otro lado, el orientador del centro afirmó que la madre hizo un esfuerzo para que acudiera a clase, mientras que la asistente social municipal manifestó que el padre de la menor era alcohólico, pero no obstante daban prioridad a que la niña se encontrara bien antes que ir al instituto.