El Tribunal Supremo de EE.UU. rechaza detener la deportación del presunto nazi Demjanjuk

  • Washington, 7 may (EFE).- El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy la solicitud del presunto ex guardia nazi John Demjanjuk de detener su deportación a Alemania, donde afronta cargos por la muerte de 29.000 judíos durante la II Guerra Mundial.

El Tribunal Supremo de EE.UU. rechaza detener la deportación del presunto nazi Demjanjuk

El Tribunal Supremo de EE.UU. rechaza detener la deportación del presunto nazi Demjanjuk

Washington, 7 may (EFE).- El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy la solicitud del presunto ex guardia nazi John Demjanjuk de detener su deportación a Alemania, donde afronta cargos por la muerte de 29.000 judíos durante la II Guerra Mundial.

El juez John Paul Stevens denegó sin comentarios la petición de Demjanjuk, de 89 años, que vive en Cleveland (Ohio) e intenta por todos los medios legales evitar su deportación a Múnich, donde hay abierto un sumario en su contra.

La defensa y la familia de Demjanjuk alegan que el acusado no debe ser extraditado por su precario estado de salud.

El supuesto ex guardia nazi de origen ucraniano sufre problemas en la columna, fallos renales, está muy débil y necesita ayuda para caminar, afirman sus abogados.

Las opciones legales de Demjanjuk en Estados Unidos se están agotando y el Departamento de Justicia insiste en que seguirá colaborando con Alemania para llevar a cabo la deportación.

El pasado 1 de mayo, un tribunal federal de Apelaciones de Ohio rechazó paralizar la orden de deportación de Demjanjuk, allanando el camino para que el presunto ex nazi fuera llevado a Alemania.

La decisión del tribunal se produjo después de que aplazara el pasado 14 de abril la deportación de Demjanjuk, horas después de que fuera detenido por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Los agentes de la ICE tuvieron que sacarle en silla de ruedas, debido a su delicado estado de salud.

Apenas seis horas después de su arresto, Demjanjuk debía embarcar en un avión rumbo a Múnich, para enfrentarse a los cargos de los que le acusan las autoridades alemanas.

Sin embargo, antes de que se cumpliera ese plazo, el tribunal paralizó la orden de deportación, en respuesta a la apelación del hijo de Demjanjuk, que alegó que la extradición de su padre constituiría "tortura", dados sus problemas de salud.

En caso de viajar finalmente a Alemania se enfrentará a cargos relacionados con el genocidio de judíos que tuvo lugar en 1943 en el campo de concentración de Sobibor, en el que trabajó como guardia.

En ese campo había un guardián que era conocido como "Iván el terrible" por su crueldad y algunos sobrevivientes dijeron que se trataba de Demjanjuk, pero cuando fue juzgado en Israel el tribunal consideró que no había pruebas suficientes de que fueran la misma persona.

Demjanjuk ha rechazado las acusaciones en varias ocasiones y ha asegurado que los alemanes le retuvieron en el campo como prisionero de guerra soviético.

El presunto ex nazi vivió tranquilamente como emigrado en Estados Unidos hasta que a finales de los 70 saltó su presunta participación en el Holocausto.

En 1986 fue extraditado a Israel, donde en primera instancia fue condenado a muerte en 1988 tras declararse probado que fue el llamado "Iván del Terrible".

Sin embargo, el Tribunal Supremo israelí anuló la condena en 1993 al presentar sus abogados nuevos documentos, procedentes de la Unión Soviética, según los cuales no quedaba probado que Demjanjuk hubiera sido el "Iván el Terrible" de Treblinka.

Demjanjuk regresó a Estados Unidos, donde se le había retirado la ciudadanía tras el proceso israelí, y ha vivido desde entonces como apátrida con su familia.

En 2005, otro tribunal estadounidense ordenó su deportación.