El TS revisa mañana la absolución de la ex responsable de finanzas del PSOE por el 'caso del cheque de SEAT'

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo estudiará mañana en vista pública los recursos de casación presentados por la Fiscalía, la acusación popular -ejercida en representación del PP- y por la ex responsable de Finanzas del PSOE Aída Álvarez contra la sentencia dictada en julio de 2007 por la Audiencia Provincial de Madrid que absolvió a esta última y a otras dos personas en el denominado 'caso del cheque de SEAT'. Se investigaba un delito de cohecho desgajado del 'caso AVE' sobre financiación irregular del PSOE.

El ponente de la resolución definitiva sobre este asunto será el magistrado de la Sala de lo Penal Joaquín Delgado, y completarán el tribunal Perfecto Andrés Ibáñez, Francisco Monterde, José Ramón Soriano y Carlos Granados.

La Audiencia Provincial de Madrid absolvió a Álvarez y a los otros dos enjuiciados por el denominado 'caso del cheque de SEAT', el ex miembro del comité electoral del PSOE Juan Carlos Mangana y el técnico municipal Arturo García Barbeira, al considerar prescrito el delito de cohecho por el que el fiscal anticorrupción Luis Rodríguez Sol había solicitado para ellos de dos a cuatro años de cárcel.

Este caso se desgajó del denominado 'caso AVE' y enjuició el presunto pago de un cheque por valor de 150 millones de pesetas (901.518 euros) abonado por parte de SEAT al embajador alemán en España Guido Brunner, ya fallecido y que acabó en el despacho de Álvarez. La sentencia dictada por la Sección Cuarta de la Audiencia de Madrid también absolvió a la viuda del diplomático, Elena Abreu, a la que la Fiscalía acusó como partícipe de los anteriores delitos a título lucrativo.

DELITO PRESCRITO.

La sentencia, firmada por los magistrados Juan José López Ortega, Alejandro Benito y Pilar de Prada, afirmaba en sus fundamentos jurídicos que las responsabilidades por el delito de cohecho "han de declararse extinguidas por prescripción de la acción penal", ya que desde que se produjo el pago del cheque en 1988 hasta que se denunciaron los hechos, en febrero 1993, habían transcurrido más de tres años, que es el plazo establecido para este delito en su modalidad de "menos grave" (artículo 131 del Código Penal de 1995).

La consideración de "menos grave" del delito la justificaba la Audiencia de Madrid en la falta de concurrencia en este caso de la "injusticia en el acto" delictivo cometida por el funcionario, en este caso el arquitecto municipal García Barbeira. Se considera a éste como principal autor del hecho delictivo y prescrito, mientras que Álvarez y Mangana fueron cooperadores necesarios en el mismo.

HECHOS PROBADOS.

La Audiencia de Madrid consideró probado que Díaz Álvarez entregó un cheque de 150 millones de pesetas y otros de 25 millones a Brunner y que éste contactó con Aída Álvarez para, a través de Mangana, conseguir que, a cambio de 20 millones de pesetas, García Barbeira informara favorablemente de tres licencias que el Ayuntamiento tenía que conceder para acometer unas obras de mejora y acondicionamiento de los terrenos de Seat en el eje norte del paseo de la Castellana.

Así, García Barbeira suscribió un mismo informe técnico para las tres licencias solicitadas por Seat. Mientras tanto, Brunner entregó el cheque de 150 millones a Aída Álvarez para que lo distribuyese. Ésta aprovechó sus relaciones en los bancos Aresbank y Aresinter para ingresar 47 cheques de un millón de pesetas que fueron repartidos entre los acusados --25 para Mangana y García Barbeira y 22 para Brunner--.

El resto del importe del talón se contabilizó como cesiones de crédito de 58 y 45 millones de pesetas, cantidad ésta última que se reservó la acusada como pago a su intervención en la operación. Según la sentencia, el destino final de los otros 58 millones de pesetas procedentes del cheque de Seat no se ha podido conocer.

En la última fase del juicio, el Ministerio Público y la acusación retiraron la acusación contra el ex director general de SEAT Juan Antonio Díaz Álvarez y el arquitecto municipal Javier Aguirre Palacio.