En libertad la mujer detenida en Granada por difundir vídeos yihadistas

  • Madrid, 20 feb (EFE).- El juez Baltasar Garzón ha dejado en libertad a María Choubina, la mujer detenida el martes en Granada junto a su novio, el soldado Christian Peso Ruiz Coello, por editar y difundir a través de internet vídeos de contenido yihadista en los que se llamaba a la comisión de atentados terroristas en España.

Madrid, 20 feb (EFE).- El juez Baltasar Garzón ha dejado en libertad a María Choubina, la mujer detenida el martes en Granada junto a su novio, el soldado Christian Peso Ruiz Coello, por editar y difundir a través de internet vídeos de contenido yihadista en los que se llamaba a la comisión de atentados terroristas en España.

El soldado no ha comparecido ante el magistrado de la Audiencia Nacional al haber tenido que ser ingresado en un hospital tras su detención a causa de la enfermedad mental que padece, han informado fuentes jurídicas.

Garzón, a instancias del fiscal Carlos Bautista, ha decidido dejar en libertad a la detenida, a la que sólo le ha impuesto la obligación de fijar un domicilio, al considerar que, aunque ha quedado demostrado que ella y su novio colgaron los citados vídeos, no puede calificarse este hecho como un delito de terrorismo.

El fiscal cree que se trata de un delito de amenazas sin vinculación terrorista con lo que la causa no sería ya competencia de la Audiencia Nacional, por lo que pedirá a Garzón que se inhiba en favor de un Juzgado ordinario.

La mujer, nacida en San Petersburgo (Rusia), vive con su padre, el entrenador del Club CajaGranada de tenis de mesa, en una zona residencial de Granada, mientras que su novio ingresó en el Ejército del Aire hace cinco años y actualmente estaba destinado en la base granadina de Armilla. Ambos fueron arrestados en el marco de la llamada "operación Nazarí".

Las investigaciones se remontan a junio del año pasado, cuando se detectaron varios vídeos en la red en los que se exaltaba la figura del muyahidín y se realizaba un llamamiento explícito a la comisión de atentados en España, y más concretamente en la ciudad de Granada.

Los autores de los vídeos se habían dotado de identidades ficticias y su actividad era tan prolífica que habían editado y colgado once vídeos en un portal de internet, habían visionado más de 2.400 grabaciones de contenido radical y habían contactado con más de 200 internautas afines a los postulados de la Yihad Internacional de diferentes países de Europa y Oriente Medio.