Hasta 14 años de prisión para diez acusados por el ataque racista de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona)

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona ha condenado hasta a 14 años y medio de cárcel a diez de los 15 jóvenes juzgados por el ataque racista a un magrebí en Sant Vicenç de Castellet en 2002, al que agredieron y amenazaron e intentaron quemar su casa.

La Sección Quinta condena a Jordi M.C. a siete años y medio de cárcel por intento de homicidio y a siete años más por incendio en grado de tentativa; a Antonio S.G., a siete por intento de homicidio, y a seis años y medio más por incendio en grado de tentativa; a Raúl R.S., a seis años y medio por intento de homicidio, y a seis años más por incendio en grado de tentativa.

A Isidro C.G. le condenan a seis años de cárcel por intento de homicidio y a 720 euros de multa por amenazas --con la atenuante de drogadicción--, y a Jaime J.B., a cinco años y cuatro meses de prisión por intento de homicidio y a 546 euros de multa por amenazas --con la eximente incompleta de afectación psíquica--.

A otros cuatro acusados les condena a entre seis y siete meses de prisión por amenazas, mientras que el décimo, por el mismo delito, tendrá que pagar una multa de 720 euros.

De los otros cinco acusados, una ha sido absuelta por falta de pruebas, mientras que otros cuatro ya fueron absueltos 'in voce' por la presidenta del tribunal al final del juicio después de que las acusaciones retiraran los cargos contra ellos.

Según considera probado la sentencia, la tarde del 14 de junio de 2002, Jordi M.C., Antonio S.G. y Raúl R.S. se discutieron con unos magrebíes en la plaza del Pi de la localidad. Por la noche, los tres fueron a un bar del pueblo y explicaron lo ocurrido al resto de procesados para que les ayudaran a vengarse.

Ya de madrugada, y provistos con palos, varios de ellos fueron al domicilio de los magrebíes, en la calle Llobregat, les amenazaron e insultaron y varios de ellos intentaron trepar por la pared para entrar en el piso en el que estaba la víctima, Mustapha E., con otros familiares y amigos.

Además, Jordi M.C., Antonio S.G. y Raúl R.S. lanzaron un cóctel molotov contra una de las ventanas de la vivienda, aunque impactó en la pared, provocando una fuerte llamarada. Tras el ataque, los acusados se alejaron de allí, pero al ver que Mustapha E. salía del edificio regresaron y empezaron a pegarle hasta que perdió el conocimiento.